ACNUR reclama el fin de la apátrida

ACNUR reclama el fin de la apátrida

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha iniciado una campaña de recogida de firmas titulada “I belong” (“yo pertenezco”), en contra de la “apátrida”, el denominador de las personas que jurídicamente no pertenecen “a ninguna parte”, y que suman más de diez millones en todo el mundo. A los llamados “apátridas” se les niega una nacionalidad, y con ello sus derechos humanos más básicos.

Ser apátrida se puede traducir en no tener acceso a la educación, la atención médica o el empleo legal en ninguna parte del mundo. Además, puede significar no tener derecho a transitar libremente entre países. ACNUR define esta condición como “inhumana”.

Según la organización, la principal razón por la que muchas personas llegana este limbo legal es la discriminación de origen étnico o religioso. En algunos países las mujeres no pueden transmitir su nacionalidad a sus hijos. Resulta irónico que las personas que se encuentran en esta situación, normalmente lo están por causas que no dependen de ellos, como el nacimiento, y según ACNUR su condición podría resolverse a través de pequeños cambios en la legislación vigente.

Para terminar con esta situación enormemente injusta, ACNUR recoge firmas a través de su página web. Aseguran que “con el valor suficiente, sabemos que es posible. Los gobiernos pueden cambiar sus leyes y procedimientos, y otorgar a las personas apátridas sus derechos y un lugar al cual pertenecer”, y para conseguirlo apelan a la solidaridad de los ciudadanos que manifiesten su apoyo a esta campaña.

Aseguran que es posible garantizar que de aquí a diez años todo ciudadano tenga una nacionalidad, en un mundo en el que cada diez minutos nace un niño apátrida.

“Estamos preparados para que nuestras voces sean escuchadas. Creemos que si nosotros damos un paso, otros se nos unirán. Y si somos suficientes, terminaremos con esta situación inhumana”, afirman en la carta abierta que invita al ciudadano a participar en la recogida de firmas.

Según el artículo 15 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, “toda persona tiene derecho a una nacionalidad”, y se añade que “a nadie se le privará arbitrariamente de su nacionalidad ni de su derecho a cambiar de nacionalidad”. El permitir que alguien carezca de nacionalidad no viola solo este artículo sino también los referentes a la libertad y la seguridad de su persona, al reconocimiento jurídico, a libre circulación, a la igualdad ante la ley y de derechos, al matrimonio, a la participación en el gobierno de su país, al trabajo y un largo etcétera. Una situación realmente insostenible para millones de personas pero que, con la voluntad de todos, tendrá solución.

Alba Sánchez Serradilla
Redacción

Fuente original: ACNUR

Leer más:
Payasos sin fronteras. Sonrisas en Etiopía 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Los jóvenes se convertirán en activistas comprometidos

Los jóvenes jugarán un papel importante del cambio, cuya semilla ya sembraron en el 15-M (anticipo de lo que vendrá).

Leer más

Señales de cambio y desafíos.

Cual ave fénix resurgiremos de las cenizas aún más si cabe con la consolidación de valores algo olvidados.

Leer más

Oxfam dice conocer la clave para vencer al ébola

La organización internacional ha establecido una serie de ‘redes sanitarias comunitarias’ y ha formado a miles de voluntarios y voluntarias en Liberia y Sierra Leona para promover mensajes de prevención frente al ébola.

Leer más

Las empresas que ofrecen empleo

Conoce a las empresas que sí ofrecen empleo.La epidemia de paro que sacude al mercado laboral español ha encontrado un pequeño antídoto entre los puestos de ingenieros, informáticos y especialistas

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario