Recordar para prevenir.

Recordar para prevenir.

70 años más tarde las últimas voces de Auschwitz resuenan como un golpe de conciencia. Cuando se cumple el aniversario de la liberación de este campo de concentración, símbolo del horror nazi, los testimonios que sobrevivieron a la barbarie son la impronta del dolor pero también de vida y esperanza, a pesar de todo, aún en el infierno.

El ¿Por qué? se convierte en anatema al preguntarnos de forma existencial sobre el suceder de todo aquello, la posibilidad de que el ser humano abandoné tal condición para crear la mayor máquina de muerte.

Seguramente no existe respuesta certera ni afortunada, tan siquiera palabras, solo el saber que en la inherencia del libre albedrio el hombre puede elegir entre el bien y el mal, la creación o destrucción misma.

El de Auschwitz es el foco más mediatizado, pero no el único, se estima que 42.500 campos de concentración, guetos y factorías de trabajos forzados forman parte del holocausto. Haciendo una revisión y por mucho que hoy resulte vergonzante los nazis no consiguieron su propósito de silenciar tales atrocidades como si nunca hubieran existido.

Por eso, y aunque la historia ha sido contada, nunca es suficiente. Se lo debemos a los centenares vivos que no pensaban en sus fatídicos días envejecer pero también a las nuevas generaciones que todavía tienen mucho que aprender.

La de Auschwitz es una eterna lección que enseñar, necesaria para formarse como personas, discernir entre la dualidad.

La distancia del tiempo parece demasiada para creer que todo aquello vuelva algún día a ocurrir, pero basta conocer experimentos como “La Ola” sobre el poder de la manipulación y dialéctica para acercarnos a nuestra propia vulnerabilidad.

En este contexto revuelto que nos toca vivir que por momento se ensombrece de incertidumbre algunos aprovechan la ocasión para erigirse como salvadores, pero hay que ver detrás de la careta. El ascenso de fuerzas véase el partido neonazi Amanecer Dorado catapultado ahora tercera fuerza política en Grecia o el no menos protagonismo de Frente Nacional en Francia son rémoras de un pasado presente.

Hoy cuando todavía la violencia forma parte de la realidad alrededor del mundo, existen atentados violentos como el de la sede Charlie Hebdo en París, masacre de Kiev o los últimos acontecimientos en Argentina, la reivindicación pacífica se vuelve imprescindible.

Quedan pasos por avanzar hasta alcanzar una verdadera evolución humana, estamos en el camino pero debemos aprender más, recordar para prevenir, las voces de Auschwitz nos remuerden la conciencia.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La desigualdad se puede cambiar.

Visto lo visto, las grandes corporaciones deberían ser las primeras en ser regladas bajo un impuesto de sociedades común.

Leer más

Despertar verde: la fructífera alianza generacional entre jóvenes y mayores. Jorge Dobner

Existe casi una total unanimidad de los científicos (el 97%) que defienden evidencias sólidas del cambio climático causado por los seres humanos. La ciencia del cambio climático tiene más de

Leer más

La necesidad de un discurso constructivo. Jorge Dobner

Entre gozos y sombras comienza un nuevo año que ha concitado la misma expectación entre los más optimistas y los agoreros. Coinciden aunque por distintos motivos sobre la importancia de

Leer más

Buenas causas, un canto de esperanza.

Son buenas noticias constructivas que deben ganar peso en el discurso sobre aquellas negativas con todavía exceso de sonoridad actuando como contrapunto positivo de una realidad muchas veces sesgada.

Leer más

Quemarse las alas.

Esperamos que finalmente no se cumpla la desgracia como en la leyenda de Ícaro y se llegue a un acuerdo político, de manera progresista, formando un nuevo gobierno y sin la necesidad de llegar a unas terceras elecciones.

Leer más

Añadir un comentario