Los Papá Noel de la beneficencia.

Los Papá Noel de la beneficencia.

A medida que se acerca la Navidad parece que el corazón de todos – incluso de los más duros se enternece –tiempo de paz, amor y buena voluntad, eso que llamamos el espíritu navideño resulta contagioso aún sin quererlo. Ya sea por imperativo de la tradición o porque este periodo coincide con el fin de año, y por tanto término de un ciclo, también nuestro sentido crítico y reflexivo se agudiza.

Mal vamos cuando el sentido benéfico se vincula estrictamente a unas fechas determinadas, más bonito sería pensar – como aquella vieja película argentina – que todo el año es Navidad.

La solidaridad, nuestras relaciones humanas, el hecho de pensar en los otros, aquellos que más lo necesitan, son asuntos que no esperan. Algunos ni tan siquiera sabrán qué celebrar puesto que su primero y último pensamiento del día es poder llevarse un bocado a la boca.

Sin embargo, en unos momentos en que el poder alienta la codicia de algunos reyes midas, otros “magos” aun siendo tentados optan por transformar sus deseos propios en comunes. No visten de rojo, ni portan un peculiar gorro pero debido su notable generosidad se podrían considerar los Papá Noel del s. XXI.

Son millonarios y filántropos, términos que lejos de prejuicios fusionan en perfecto maridaje. Hace unos días conocíamos la lista de los más ricos según el índice de Bloomberg; Bill Gates, Warren Buffett y Carlos Slim ocupan los primeros puestos por este orden. Curioso saber que estos mismos no son solo un dechado de dinero sino también de solidaridad.

Posiblemente el menos conocido para el gran público sea Warren Buffet pero sus acciones bien merecen el reconocimiento. Con una fortuna estimada en 73.700 millones de dólares sorprende que su leitmotiv sea la simplicidad “No me importa lo que otra gente rica hace. No necesito un barco de 405 ft porque otro tiene un barco de 400 ft”.

Buffet encuentra todo lo que necesita en la misma casa de 3 cuartos en Omaha comprada poco después de casarse hace 50 años y entre sus máximos placeres está el jugar a Bridge con su amigo Bill (Gates).

Esta alianza con resultados benéficos va más allá del tablero pues cabe recordar Buffet es uno de los máximos donantes de la fundación Bill & Belinda Gates. Su propósito es donar el 99 % de su fortuna.

Pero además, Buffet desde hace años viene denunciando el sistema fiscal de su país que beneficia a las grandes fortunas y que ha estimulado al presidente Obama a impulsar la “Buffet rule” para incrementar los impuestos a los que más tienen.

Iniciativas que aunque parecen inverosímiles, y que no aparecen en las portadas de los diarios, nos hacen recobrar la confianza en el ser humano.

La desigualdad puede ser todavía uno de los grandes problemas por resolver, pero no es menos cierto que algunos proponen soluciones a manos llenas.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Economía positiva.

Esta economía positiva implica la colaboración con las generaciones venideras pensando en que el futuro es consecuencia de las buenas decisiones en el presente.

Leer más

Desmontando las verdades cambiadas.

Posverdad es la palabra de moda. Me sorprendo al revisar la prensa internacional cómo este concepto ha pasado de ser un “outsider” sólo utilizado en determinados ámbitos a generalizarse incluso en coloquios informales.

Leer más

Lubitz y la banalidad del mal.

Tal vez no haga falta un mundo ideal para entender que asumiendo nuestras miserias y la presencia del mal, podemos apreciar el milagro de la vida.

Leer más

La revolución posible.

Los líderes de este país tienen la oportunidad de constituir una revolución posible pero que pasa inexorablemente por priorizar el bien común.

Leer más

El Capitalismo de las ideas.

Nos encaminamos hacía un capitalismo de las ideas donde el valor intelectual cobra protagonismo en los servicios, las artes y evolución de esas nuevas tecnologías.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario