El mundo despierta mejor que ayer.

El mundo despierta mejor que ayer.

Un año más seguimos pese a todo y algunos. Porque peor que las malas noticias – que sin duda han sucedido – es a veces escuchar los infortunios agoreros que dan por perdida la batalla aún antes de empezar. Ni tan siquiera estos jinetes del apocalipsis que pretenden hacer del miedo una razón de inmovilismo han podido parar el curso de las cosas.

Si ha habido algo en el transcurso del año eso es cambio y revolución.

Aunque la crítica con sentido constructivo bien acierta cuando al hacer balance nuestra casa global conocida como mundo entiende que está patas arriba. Más que nunca se necesitaba una limpieza y por suerte así se ha hecho, a conciencia.

Por supuesto y en coherencia con su propia esencia hablamos de un proceso laborioso y poco agradable que ha sacado a relucir los trapos sucios. Lo mejor de todo es que después de tal desinfección la inmundicia apenas tendrá rincones donde alojarse.
La corrupción ha sido uno de los grandes temas pero también la valentía de los jueces que en el caso de España (Pablo Ruz, Miguel Ángel Torres, Mercedes Alaya…y un largo etcétera) no titubean cuando se trata de asumir sus responsabilidades y hacer frente a los casos asignados hasta sus últimas consecuencias.

Al respecto tampoco se puede olvidar la labor de otros profesionales liberales como los periodistas que haciendo buena su labor de denuncia social han contribuido enormemente a destapar casos tan secretos como ‘Luxleaks’ en la mismísima Comisión Europea.

De acuerdo a nuestra dualidad no podemos concebir todo como la más absoluta oscuridad, no en vano la luz incluso en los sucesos más trágicos hace acto de presencia. Un vendaval llamado Ébola prometía generar una de las mayores pandemias que se recuerden y sin embargo el brote – a la espera de su erradicación en África – ha sido controlado.
La labor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, voluntarios y médicos ha resultado definitiva, por algo los luchadores contra el Ébola han sido reconocidos como personajes del año.

La verdadera iluminación ha venido de la calle, de todos aquellos ciudadanos que se han organizado desde abajo para hacer política (Podemos en España, Syriza en Grecia…) o en su lugar actuar como lobbies del establishment (la revolución de los paraguas en Hong Kong o la consecución democrática de la primavera árabe en Túnez).

Si la fe mueve montañas por fin hemos cambiado el no por el “Sí, se puede” sabedores de que la actitud es la primera semilla de éxito.

Los vientos progresistas que se respiran en Latinoamérica son vivificadores (Tabaré Vázquez, Michelle Bachelet…) devolviendo al continente el esplendor de antaño y aunque en otras zonas el contexto político no ha acompañado el milagro también existe.

Cuando menos se esperaba nuevos tiempos de concordia llegan entre EE.UU y así los enemigos en principio irreconciliables han acercado posturas dejando por fin atrás la Guerra Fría. En esta encrucijada una vez más el papel del Papa Francisco I ha sido decisivo consolidando un papel el de mediador tan necesario.

Sin duda tenemos argumentos que invitan a confiar en el futuro, los malos sucesos seguirán sucediendo como parte de la vida pero por suerte como acreditan cada vez más informes (ej. uno reciente de desarrollo humano de la ONU) el continuo progreso y avance tecnológico nos proviene de soluciones más efectivas. Desde cualquier prisma,  el mundo despierta mejor que ayer.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Permitirnos ser felices. Jorge Dobner

En el mundo de las ideas la felicidad es reconocida como el estado ideal del espíritu, pero si por fin el deseo en su búsqueda se concreta en la práctica,

Leer más

El cambio ya esta aquí.

Lo venimos diciendo desde hace varios años en estas páginas: las cosas siguen sin estar bien, pero están en el mejor momento para ser cambiadas. Y lo mejor, es que nosotros ya comenzamos a ser sus protagonistas.

Leer más

Viejas castas, nuevas sectas. Jorge Dobner

De unos años a esta parte la irrupción de una hornada de jóvenes políticos en distintos países del mundo, en su mayoría menores de 40 años, prometían una nueva forma

Leer más

El corazón tiene razones que la razón no entiende.

En unos momentos en que domina la rigidez del sistema y se hace política sin alma, en cambio el nacionalismo ha sabido captar los anhelos de un pueblo desencantado.

Leer más

Refugiados y la capacidad decisiva de las ciudades.

Porque está demostrado que con muchos menos recursos los ciudadanos están consiguiendo grandes hazañas a favor de sus prójimos.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario