Cataluña, una manifestación de 2.250.000 personas.

Cataluña, una manifestación de 2.250.000 personas.

Protesta general catalana.
La participación ha superado los dos millones de electores. El umbral ha sido superado, me atrevería decir que ante la propia sorpresa de los organizadores, que no esperaban tanto. Dos millones doscientas cincuenta mil personas acudieron ayer a las urnas en Catalunya, según las cifras estimadas a medianoche por la Generalitat. Hace unos días podía parece una cifra exagerada, pero es una referencia que tiene sentido. Dos millones de electores es el umbral de los partidos proconsulta.

Los partidos que en diciembre del 2013 acordaron la fecha y la pregunta de la consulta (CiU, ERC, ICV y CUP) sumaron 2.100.523 votos en las elecciones al Parlament del 25 de noviembre del 2012. Seamos un poco más precisos. A ese bloque habría que sumar los votos de Solidaritat Independentista (SI), una pequeña formación soberanista que en el año 2012 no consiguió renovar su representación parlamentaria, cosechando 46.838 votos. Nos sale una suma de 2.147.361 ciudadanos mayores de 18 años.

Una manifestación de 2,25 millones de personas. Un voto netamente independentista estimado en 1,8 millones, cuando se hayan escrutado todos los colegios. He ahí un posible techo del voto independentista en Catalunya.

La Protesta General Catalana podía haberse producido en un momento de especial fortaleza del Gobierno español. Imaginemos un otoño distinto. El Gobierno Rajoy retira la ley del aborto, sin dimisión del ministro de Justicia.

Seguimos con el otoño al revés. Sin acontecimientos imprevistos, el foco de la corrupción queda más circunscrito a la familia Pujol –espectacular operación judicial televisada contra Oleguer Pujol–, con caída incluida del alcalde de Barcelona, Xavier Trias. Foco negativo catalán más una operación Púnica que deja fuera de juego a Esperanza Aguirre, sin alimentar las llamas de la indignación general. Otoño al revés con unas encuestas distintas. Unas encuestas en las que Podemos sólo alcanza el 15% y se limita a dividir el voto de la izquierda. Todo ello con unas mejores perspectivas de recuperación económica, no ensombrecidas por los nubarrones del estancamiento general europeo.

Puesto que el “mundo feliz” de Pedro Arriola, asesor áulico del PP, no se está cumpliendo, Rajoy se halla ante un inquietante cruce de cables: la inflamación catalana, una indignación ciudadana sin precedentes en toda España, las encuestas enloquecidas, el ascenso de Podemos más allá de los límites imaginados y las primeras señales de alarma desde los centros financieros internacionales. Así concluye la secuencia 11-9-11.

Enric Juliana
Artículo completo: La Vanguardia

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Las nuevas ideas y tendencias de nuestra época

Este tipo de tendencias se producen en un mundo que, de unos años a esta parte, ha recuperado un nivel de activismo político solo visto en los últimos años de los 60.

Leer más

Escuelas españolas que transforman la educación

El objetivo del programa es reconocer las nuevas necesidades de acuerdo a un cambio de paradigma donde hoy cualquier niño a parte de saber leer y escribir debe aprender a tomar la iniciativa, innovar y responder a los problemas nacientes con empatía.

Leer más

Buffett, los impuestos, los ricos y el caso de Irlanda

Las contradicciones de un sistema que se cae.El famoso multimillonario y filántropo americano Warren Buffett, al que no se le puede acusar de anticapitalista, pone el dedo en la llaga

Leer más

Las mejores tenistas contra la violencia de género

El slogan “la violencia de género significa lo mismo para todos” nos recuerda que terminar con esa lacra social es responsabilidad de toda la sociedad.

Leer más

El futuro es de la energía gratuita

En este último campo es importante resaltar, tal y como afirma Jeremy Rifkin, que la energía solar y la eólica están disminuyendo cada vez más sus precios y en la actualidad un vatio solar ya solo cuesta 50 céntimos.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario