Nuevas tecnologías diseñadas para vender más

Nuevas tecnologías diseñadas para vender más

Las nuevas tecnologías se pueden utilizar para una gran variedad de finalidades, pero sin duda una de las que más atraen a las grandes compañías que las promocionan es aumentar el número de ventas de sus productos. En pocos años, tendremos en el mercado un abanico de aplicaciones que harán de la experiencia de la compra algo mucho más monitorizado y personalizado para cada consumidor. He aquí algunos ejemplos.

Magic Mirror es un espejo virtual que, entre otras cosas, sirve para que puedas probarte las prendas sin necesidad de cambiarte de ropa. El espejo hace una foto de tu cuerpo y luego puedes sobreponer a placer las prendas que más te gusten, compararlas y decidirte por una.

Las nuevas tecnologías, además, nos permitirán aprovechar el tiempo (todavía más), así como el espacio. En el metro de Seúl, la empresa británica Tecso instaló una pantalla táctil -ya no será necesario, pues, “abrir una tienda”- de manera que los pasajeros pudieran hacer la compra en estanterías virtuales escaneando los productos con el móvil por la mañana, y recoger el pedido de vuelta a casa. En pocos años es probable que esto deje de ser una novedad.

Pero si hablamos del futuro, no pueden faltar robots, aunque la mayoría de ellos estarán fuera de la vista. En la universidad de Carnegie Mellon, Pennsylvania, han desarrollado un robot que se ocupa de todas las necesidades de un almacén: genera un mapa virtual de las estanterías, hace inventario detallado y alerta a los empleados si hay algún producto fuera de lugar o las existencias están bajas. Y, por supuesto, no deberá cobrar por horas extras.

No obstante, también en objetos tan pequeños como las etiquetas las nuevas tecnologías incorporarán funciones que hasta hoy son desconocidas. La empresa noruega Thinfilm ya fabrica etiquetas que contienen sensores y espacios de visualización, utiliza NFC (Near Field Communication) y le puede comunicar al consumidor la fecha de caducidad de un producto o, si las leyes lo permitieran, si contiene trangénicos. Además, también podrán sugerirnos productos que se complementen con los que llevemos en el carrito o recomendarnos un vino que maride con lo que acabamos de comprar.

Dentro de pocos años, la privacidad en las tiendas será cosa del pasado. En todas ellas habrá sensores que controlarán cuántos clientes entran, qué miran y durante cuánto rato, dónde pasan más tiempo y que acaban comprando. Cada vez será más difícil salir de ellas con las manos vacías. Es lo que están poniendo en práctica en la calle londinense Regent Street, donde han instalado iBeacons, una tecnología que manda sugerencias personalizadas a los clientes para asegurarse de que compran el producto que más les conviene.

Por último, Emotient, una empresa de San Diego, desarrolló una tecnología de reconocimiento facial para analizar el estado de ánimo de los clientes cuando salen o entran de los establecimientos. De nuevo Tecso, en Reino Unido, la utilizó para ajustar la publicidad a los consumidores que hacen fila de acuerdo a su edad y género, aunque la prueba no fue bien recibida por los clientes a causa de su intrusismo.

Alfonso Barguñó Viana
Redacción

Leer más: 
El boom del turismo digital

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Como se mide la felicidad

Con el PIB ya no basta. Occidente mira a Buda y a Bután, un remoto país oculto entre las cumbres del Himalaya. Bután recoge en cierta medida aquellas teorías que

Leer más

La Mandela asiática esta libre, ahora a por la dictadura…

Birmania: Suu Kyi ya es una mujer libre. Tal como se preveía, la líder opositora birmana Aung San Suu Kyi fue liberada este sábado por la junta militar de su

Leer más

La agenda del Papa en 2015

En su tercer año de Pontificio, el Papa Francisco quiere continuar su misión de cambiar la Iglesia Católica.

Leer más

Casillas, protagonista del 25 S

Héroe del 25 S y del #Vamos29S.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario