Bienvenidos al postcapitalismo

Bienvenidos al postcapitalismo

No es una predicción: el capitalismo se ha acabado, aunque siga negociándose el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos a espaldas y en contra de los ciudadanos. Pero no hay por qué alarmarse: ya hay alguien que ha pensado en cómo será el postcapitalismo.

Jérôme Baschet, profesor e investigador del École des Hautes Études des Sciences Sociales desde 1990, hace diecienueve años que vive entre México y Francia, y acaba de publicar Adiós al capitalismo (Futuro Anterior, 2014). En 1995 visitó Chiapas para presenciar el levantamiento zapatista y desde entonces ha compaginado su actividad como medievalista francés con su activismo político y su plaza de profesor en la Universidad Autónoma de Chiapas, donde imparte Antropología histórica. A partir de las vivencias con esta comunidad, Jérôme Bachet ha escrito su libro.

Hace años que el movimiento zapatista dejó a un lado los presupuestos marxista-leninistas de reforma del Estado. Desde entonces, las estructuras que ha ido creando para organizar sus comunidades tienen en común que, sencillamente, prescinden del Estado.

¿Por qué? Porque el Estado ha sido el principal actor en implantar políticas neoliberales, y los zapatistas temen caer en la lógica capitalista que domina a los Estados nacionales. Creen que las nuevas estructuras de organización social y política deben construirse de abajo arriba. Es lo que denominan autonomía.

No se les escapa que dentro del bloque de la izquierda, y en el mismo seno del movimiento, la discusión sobre la participación o no dentro del Estado ha creado divisiones. Y en las últimas décadas hemos podido ver cómo en América Latina han aparecido gobiernos de signo progresista que han tratado de hacer reformas estructurales desde el Estado. Tampoco para ellos ha sido fácil superar algunas contradicciones, que emanan de la misma naturaleza de su poder.

Una de las formas de gobierno paraestatales de los zapatistas son las Juntas de Buen Gobierno. Son cinco consejos regionales que coordinan las acciones de la comunidades autónomas. Los gerentes de estas juntas no se presentan candidatos sino que son desigandos por la comunidad y no reciben una retribución adicional por desempeñar el cargo, que tiene una duración de dos o tres años. Es la desespecialización de la política. Como afirma Baschet en una entrevista a la Revista Ñ:

“Desespecialización de la política significa invertir a favor de una multiactividad y eso se puede hacer sólo a partir de recobrar tiempo disponible. Eso permite no depender del mercado como único proveedor de servicios y bienes. Eso es lo que la experiencia de autogobierno rebelde también propone como democracia radical: una organización colectiva no estatal con dos principios: la desespecialización de la política y la reapropiación de la capacidad de decidir colectivamente.”

Pensar un después del capitalismo fuera de las ideas de modernidad o progreso, sigue siendo una tarea ardua. Pero cuánto más necesaria cuando solemos aceptar la vorágine del neodesarrollismo con una actitud acrítica y apática. Se requiere, por lo tanto, un esfuerzo de imaginación y nuevas dosis de ilusión que nos propongan diferentes formas de vivir en el mundo.

Por un lado, esto supone abandonar la perspectia neoliberal del presente perpetuo, y por otro desembarazarse del peso de las leyes de la historia, del marxismo clásico, porque se ha probado ineficaz durante el siglo XX. A estas dos concepciones, Jérôme Baschet contrapone la visión zapatista:

“Se trata de construir una visión de la historia más abierta, no unilineal, capaz de salir de los modelos de la modernidad. Y ahí los zapatistas tienen mucho que aportar: plantean una perspectiva de transformación social que junta pasado y futuro. El pasado no es arcaísmo, no es algo que retorna inmodificado, sino que plantean un futuro incierto, como posibilidad y sin receta, y al mismo tiempo todo el pasado está por delante.”

Tal vez a alguien le suene a ciencia-ficción. Pero también pensaron que Jules Verne estaba delirando cuando imaginó a los primeros hombres viajando a la Luna.

Alfonso Barguñó Viana
Redacción

Leer más:
Lo que la sociedad aporta a la economía

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Cafés pendientes: historias de solidaridad

En todo el mundo son ya miles los bares y restaurantes que ofrecen cafés pendientes para los más desfavorecidos.

Leer más

ByHours: alojarse en hoteles por horas

La joven ByHours fracciona horarios y revoluciona el sector hotelero.

Leer más

Mandela y el día de los derechos humanos

Será un día especial por la llama aún viva de Nelson Mandela, el expresidente sudafricano, considerado uno de los mayores defensores de los derechos humanos y símbolo de esta lucha.

Leer más

Violencia de género, más contratos laborales para las víctimas

El incremento de contrataciones se debe a la implicación de las 56 empresas de la Alianza por una Sociedad Libre de Violencia de Género.

Leer más

Quienes son los 100 principales pensadores y creadores mundiales

Los 100 pensadores de 2010. Cuando los historiadores busquen el momento en el que terminó el reinado de poder de Estados Unidos después de la guerra fría, es posible que

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario