Argentina prepara la revolución industrial 3.0

Argentina prepara la revolución industrial 3.0

Argentina triunfó, gracias a sus materias primas, en la revolución industrial 1.0 convirtiéndose en la octava economía del mundo, pero retrocedió en relación a los principales países desarrollados con la llegada de la revolución 2.0 por su falta de escala industrial y de proyección internacional.

Ahora, con la tercera ola de tecnología, la era digital y la economía 3.0, Argentina tiene una nueva oportunidad y abraza ambiciosamente esta modernización con la pretensión de convertirse en un jugador importante en los sectores de alta tecnología.

En la era 3.0, Argentina tiene las herramientas necesarias para dar un gran salto tecnológico combinando su cultura creativa y emprendedora con su tradición científica. Software, servicios en línea, nanotecnología, baterías de litios, etc., la realidad es que el país exporta gran cantidad de programas y recauda unos 7 millones de dólares al año por servicios intensivos de conocimiento. La gran mayoría de empresas de nueva creación del país están relacionadas con las finanzas y las energías renovables.

Dentro de esta ola tecnológica que está viviendo Argentina, Ignacio Peña, predictor de la revolución 3.0 del país y graduado en economía de la Universidad Católica de Argentina, afirma que es el país idóneo para participar activamente en la transformación económica actual. El consultor, que ha desarrollado más de 100 proyectos en todas las áreas de negocio dentro del Boston Consulting Group, considera que “Tenemos cualidades específicas para tener éxito en la nueva economía. Contamos con la capacidad de trabajar en la oscuridad y en un ambiente hostil, que son un verdadero crisol de individualismo creativo es nuestro fuerte y tenemos los recursos naturales necesarios para poner en marcha cualquier proyecto”.

La revolución industrial 1.0 encabezada por Inglaterra y Europa Occidental transformó al mundo a lo largo del siglo XIX. El cambio fue impulsado por el carbón, el ferrocarril, las fábricas, las máquinas de vapor y el salto comunicativo que permitió la invención del telégrafo. La producción agrícola también se vio fuertemente estimulada y la mano de obra rural liberada con avances como las aradas de hierro, la rotación de cultivos o la selección ganadera y de semillas. Se optimizó la abundancia de comida y de materias primas con el acceso a nuevos territorios y aumentó importantemente la población

El siglo XX fue el turno de la revolución 2.0, esta vez liderada por Estados Unidos y la civilización occidental. Vino marcada por el petróleo, los nuevos medios de transporte y el salto comunicativo y social fomentados por el teléfono, la televisión, la radio o el cine. La producción aumentó exponencialmente debido a las líneas de montaje, las máquinas estandarizadas y los primeros robots. La agricultura cambió nuevamente con la mecanización, fertilizantes, pesticidas y la producción industrializada. La revolución 2.0 trajo consigo una modernización basada en la economía de servicios y una mejoría en la calidad de vida sin precedentes para una gran cantidad de países, pero hoy ésta era muestra claros síntomas de insustenibilidad marcados por una depresión del crecimiento gobal y de la creación de empleos.

En este escenario ha ganado impulso la tercera revolución, que comenzó hace décadas pero ahora vive un momento de aceleración, redefinida por la comunicación digital a través de Internet, smartphones, tabletas e infinidad de dispositivos conectados a la red. También en la revolución 3.0 las energías renovables, más limpias y económicas están ganando puntos frente a los combustibles fósiles y la industria del transporte se está modernizando con redes de vehículos autónomos y drones impulsados por electricidad e hidrógeno.

La agricultura se está convirtiendo en un sector de alta gama, la manufactura comienza a transformarse en nuestra nueva era con robots inteligentes y sociales, impresoras 3D y grandes avances en nanotecnología y la inteligencia artificial comienza a reemplazar al hombre en un creciente espectro de actividades.

Del mismo modo que ocurrió en el pasado pero de forma más rápida debido a su naturaleza acelerada, la revolución 3.0 también traerá abundancia a la sociedad y elevará los estándares y calidad de vida. Y es en este escenario que ha emergido con fuerzas Argentina tras su declive en el siglo pasado con un ambicioso optimismo de cambio que pretende estimular el desarrollo de tecnologías a un coste mucho menor que el actual y de energías renovables.

La mayoría de negocios tradicionales desaparecerán en un futuro próximo para convertirse en centros de producción virtual, la mayor parte del comercio será mediante las redes y gran parte de la logística la realizarán máquinas y robots, algo para lo que el país se está preparando.

Erika Galípolo
Redacción

Leer más: 
Le Web’14: un tour por las startups más destacadas

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La Barcelona de les Solucions, invertir en educación y cultura es la mejor herencia para los jóvenes

Valorando todo lo que representa pero con la mirada puesta en el futuro La Barcelona de les Solucions quiere el próximo 26 de Mayo en el CaixaForum compartir los avances en educación y cultura con un panel dedicado en exclusiva.

Leer más

Los creativos de los doodles de Google

Se trata de mostrar a los creativos que se encuentran tras la creación de los doodles de la empresa Google.

Leer más

España: hacen falta manos. Opinión de Rosa María Artal

Hay grúas disponibles si uno no sabe cómo levantarse: se están oxidando por falta de manos suficientes.

Leer más

Empresa digital: 12 startups en 12 meses

Levels no tiene dirección fija y viaja por todo el mundo. Es lo que se llama un nómada digital, un término surgido a partir de Tim Ferris y su libro The Four Hour Work Week, en el que apuesta por trabajar por internet y vivir en países donde los dólares o los euros tengan más rendimiento.

Leer más

Contra la corrupción.

Los ciudadanos no estamos solos, nos acompañan en este empeño muchos aliados: un buen número de jueces realmente beligerantes contra la corrupción.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario