viernes, 19 agosto 2022

Etiquetados en braille: inclusión social de los invidentes

Ir a la compra es una odisea para las más de 70.000 personas con carencias visuales en España. La solución a este problema es muy simple: etiquetar en Braille los productos mejoraría considerablemente esta situación.

Según una directiva de la Unión Europea aprobada en 2004, Directiva 2004/27/EC ,tan sólo los productos farmacéuticos tienen obligación de ser etiquetados en Braille, lo que todavía no sucede con los productos de supermercado, y que pueden resultar igual de peligrosos si no se identifican.

“El etiquetado en braille es una manera de eliminar barreras”, considera el delegado territorial de ONCE Euskadi, Basilio San Gabriel, en especial para las personas ciegas que viven solas. Este etiquetado les ayudaría a acceder a la información y a poder consumir de forma autónoma.

Pero la ONCE pide más avances para atender las necesidades de los cerca de 10.000 afiliados que son usuarios del sistema braille. La Comisión Braille Española (CBE), que fija sus normas de uso y desarrollo, asesora a las empresas en el etiquetado en braille de productos de consumo. De este modo se ayuda a que las marcas se sumen a esta iniciativa, en un contexto en el que la organización aboga por la igualdad de derechos de los consumidores.

En Pamplona, desde el 2010 el Gobierno central, impulsó la adaptación del etiquetado de los productos que habitualmente se encuentran en supermercados y superficies de distribución para que las personas con una discapacidad visual puedan distinguirlos con menos dificultades.

Diversos productos se han sumado a esta iniciativa.

Es el ejemplo de Jamonify, una conocida marca de jamón que consciente de que su producto “entra al consumidor por los ojos”, también quieren estar atentos a las personas con dificultades en la visión, “para que les entrara a ellos su producto por la manos”.

Hace un año Haiuku se convirtió en la primera marca comercial de lácteos que ha decidido etiquetar sus productos en braille. Esta colaboración con la ONCE es fruto del compromiso social de la marca, que subraya la importancia de que las empresas piensen en igualdad de derechos para todos.

La empresa vizcaína Cafés El Abra quiere facilitar el uso y consumo de sus productos a las personas ciegas. Para ello ha contado con la colaboración y asesoramiento de la ONCE, con el objetivo de etiquetar los envases de sus cafés en capsulas en braille, lo que posibilitará que éstos puedan leer las características y el origen de los diferentes cafés de la empresa y potenciar así su autonomía personal.

Por último, los productos etiquetados en Braile también llegan a los cosméticos.

Tras su uso en productos farmacéuticos, de alimentación y limpieza, este sistema de lectura para personas ciegas se introduce también en el sector de la belleza gracias a los laboratorios españoles Fridda Dorsch. La implantación del braille en el etiquetado de los productos confiere a las personas ciegas menos dependencia, de ahí la importancia de su normalización en todos los sectores.

Para ejemplificarlo aquí un video donde el Grupo Auchan explica esta nueva forma de etiquetado en la lucha contra la exclusión de los invidentes:

Noelia Ares
Redacción

Leer más: 
Una retina tecnológica para superar la ceguera 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad