Un hogar de oportunidades para los niños intocables de la India

Un hogar de oportunidades para los niños intocables de la India

La India es un país con más de 1100 millones de habitantes. Junto con China, Rusia y Brasil es considerado actualmente uno de los países emergentes. Su nivel de desarrollo económico e industrial ha crecido en los últimos años y aunque es cierto que el desarrollo global del país ha mejorado, también es cierto que este desarrollo no se ha producido de una manera equitativa. Se han incrementado las eternas divisiones entre ricos y pobres, o mejor dicho, entre las zonas urbanas y rurales.

Las castas es una de las principales razones de esta desigualdad social. Este tipo de clasificación estamental no sólo determina a las familias hindúes en lo que respecta a la vida social o a los pactos de casamiento. Pertenecer a una determinada casta condiciona el tipo de educación que reciben los más pequeños en la India.

Aproximadamente, uno de cada seis habitantes de la India es dalit o “intocable”. Forman el 17% de la población india y son los miembros más pobres y discriminados de su sociedad. Los niños dalit tienen dificultad de acceso a la educación y a la salud.

Los “intocables” viven en una situación de pobreza extrema, con menos de un dólar al día y sufren no sólo desigualdad económica, sino discriminación social. Su status y sobre todo sus derechos, están predeterminados desde el nacimiento por el sistema de castas, una antigua forma de segregación que aún pervive.

Afortunadamente, dos niños “intocables” se toparon un día con el que ahora es el Padre Anton. Ellos estaban pidiendo en la calle, pero para sorpresa del Padre, cuando quiso darles algo de dinero, lo rechazaron. En su lugar, le mostraron su hogar: el barrio donde viven estos niños. Los llamados “slums” en la India, una especie de barrio de chabolas o barracas. Desde entonces, el Padre Anton se convirtió en el padre de todos estos niños. Como él mismo dice, es “el Padre de los huérfanos”.

El Padre Anton puso en marcha una fundación para ayudar a los niños intocables, bajo el nombre “Royal Kids School of Transformation”. A través de esta asociación se busca dar a los niños indios de las castas más bajas de la población, el mayor nivel educativo posible.

Un proyecto que busca transformar los sectores de población más pobres de la India y que todos los niños – independientemente de su status o nivel social – tengan las mismas oportunidades. “¿Por qué un niño huérfano no puede convertirse en ingeniero? ¿En doctor o juez? ¿O gobernar la nación?”, explica el Padre Anton para ourbetterworld.org .

School of Transformation trata de darle esa oportunidad a cada niño – que no han podido tener antes – por el tipo de sociedad en la que viven. Los niños se esfuerzan cada día por aprender un poco más, por mejorar sus capacidades y su potencial. Aportando recursos y materiales escolares, cada niño puede tener la educación que se merece por derecho propio. Es lo que School of Transformation enseña a los niños dalit, a creer en sí mismos creyendo en ellos.

Aquí el video que explica esta importante iniciativa:

Sandra Sánchez Guerra
Redacción

Leer más:
La historia del hombre que salvó 50 millones de vidas

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El Periodismo, un bien esencial para la democracia

La independencia, que no es otra cosa que tener capacidad de decidir libremente, cuesta dinero.

Leer más

Amancio Ortega, dona 20 millones de euros a Cáritas

El convenio representa la mayor aportación privada que recibe la asociación solidaria en sus 55 años de historia.

Leer más

Consumo colaborativo, una explosión imparable

En el consumo entre pares, el componente social engancha a la gente. Es una manera de consumir más humana y apetecible.

Leer más

Los médicos extirpan un tumor inoperable gracias a una maqueta 3D

El equipo de cirujanos del Hospital de Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat, en Barcelona, ha podido extirpar este tumor inoperable gracias a una réplica realizada en tres dimensiones.

Leer más

Dilma Rousseff ofrece reformas

La energía que viene de las calles es mayor que cualquier obstáculo. No tenemos por qué permanecer inertes, incómodos o divididos.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario