Barenboim, Argerich y Les Luthiers, la gran noche del Teatro Colón

Barenboim, Argerich y Les Luthiers, la gran noche del Teatro Colón

Barenboim, Argerich y Les Luthiers, memorable noche de música y humor.
Luego de una semana intensa, con mucha actividad de conciertos de Martha Argerich, Daniel Barenboim y la orquesta West-Eastern Divan, el de anoche fue uno de los momentos más esperados de esta saga de presentaciones en la Argentina: la actuación con Les Luthiers, en el Teatro Colón.

En este gran ciclo hubo varios hitos: el recital de piano que Argerich y Barenboim dieron juntos el martes pasado y, días antes, la función inaugural de sus presentaciones en la Argentina, con un programa para piano y orquesta que incluyó el Concierto N° 1 de Beethoven y varias de las más populares obras sinfónicas de Ravel. O las funciones en las que Barenboim y la orquesta abordaron fragmentos de Tristán e Isolda, con la participación de Peter Seiffert, Waltraud Meier, Ekaterina Gubanova y René Pape.

Sin embargo, la actuación con Les Luthiers era una de las que mayor expectativa provocaba por lo impensado de esa reunión. Incluso, llamó la atención el programa elegido: La historia de un soldado, compuesta en 1917 por Igor Stravinski sobre la base de un texto de Charles Ferdinand Ramuz, y El carnaval de los animales, suite de catorce movimientos escrita en 1886 por Camille Saint-Saëns.

En la historia que cuenta las desventuras del soldado José participaron una orquesta de cámara integrada por siete instrumentos, Barenboim en la dirección y tres de los Les Luthiers, Carlos López Puccio, encargado de algunos relatos, Daniel Ravinovich, como el soldado, y Marcos Mundstock alternando la voz de El Diablo, la Princesa y los relatos. Si bien en las primeras escenas la acción se mantuvo en los cánones habituales, a los pocos minutos los tres Luthiers comenzaron a hacer de las suyas con algunos gags ante la atenta mirada del maestro Barenboim.

En cambio, para El carnaval de los animales -además de incluir a Martha Argerich para entablar un diálogo de teclados con Barenboim (la obra requiere dos pianos) y los Luthiers que faltaban, Carlos Núñez Cortés y Jorge Maronna- el legendario grupo puso en escena todo su histrionismo, con intervenciones breves y precisas, que hasta les dieron participación a los pianistas. Y como no podía faltar, Johann Sebastian Mastropiero (el mítico personaje de los espectáculos de Les Luthiers) se hizo presente con comentarios desopilantes y destruyó con ácidas críticas la obra de Saint-Saëns. Una noche para alquilar palcos y plateas.

Ayer al mediodía, los pianistas, la orquesta y Les Luthiers habían ajustado los últimos detalles durante un ensayo abierto con público que se convirtió en una función con todas las de la ley: primera parte, intervalo, segunda parte, muchísimos aplausos y bises, en donde no faltó un toque folklórico al estilo chalchalero con el gato “El explicado” (pieza escrita por don Cantalicio Luna).

Les Luthiers consiguió que tanto Argerich y Barenboim como los músicos de la agrupación de cámara (aunque la mayoría no hablara castellano) fueran cómplices de sus aventuras.

Antes de comenzado el ensayo, Barenboim debió pedir silencio a los plateistas que recién ingresaban (situación que por la noche se repitió en la gala). Y lo hizo con una humorada: “Silencio por favor. Y no olviden encender sus celulares, una vez que todo esto termine”..

Fuente: La Nación

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El poder está en las redes

La última red que se viene construyendo de manera espontánea desde hace unos 5 años es la red de los movimientos sociales que nacen en Internet, se expresan en el espacio público, a veces en las instituciones como en Italia, y que están articulados a nivel mundial.

Leer más

Ecoturismo para erradicar pobreza

La ONU pide promover el ecoturismo para aumentar ingresos.La Asamblea General de las Naciones Unidas, órgano principal de la sede encabezada por el secretario General Ban Ki-moon, ha adoptado por

Leer más

Somos dueños de nuestro destino

La marcha por los empleos y la libertad de Washington de hace medio siglo “nos enseña que no estamos atrapados por los errores de la historia, que somos dueños de nuestro destino.

Leer más

El optimismo racional

Matt Ridley en su fabuloso libro EL OPTIMISTA RACIONAL, nos transmite un mensaje de esperanza real y nos insta a trabajar con nuestra actitud por lo que él denomina: “un futuro apasionante que se nos aproxima”.
Su fórmula no es esotérica ni inalcanzable, está básicamente fundamentada en dos pilares, primero: estar abiertos a las nuevas ideas que faciliten el progreso de la humanidad sin dañar el entorno. Segundo: el uso del pensamiento propio para rechazar los dogmas tradicionales obsoletos.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario