Proteger las abejas, grandes ingenieras del ecosistema

Proteger las abejas, grandes ingenieras del ecosistema

En buena parte del mundo hace años que venimos escuchando que nuestras abejas están desapareciendo sin que todavía los científicos hayan explicado con exactitud las causas.

Se tiene constancia de que las abejas aparecieron hace ochenta millones de años. En algunas pinturas rupestres se representa al ser humano recolectando la miel, lo que hace suponer que fue el primer endulzante de la humanidad.

En la actualidad se especula que esta despoblación masiva de abejas pueda ser por la expansión de parásitos patógenos, pero se ha debatido también entre otras posibilidades, la de los cultivos transgénicos o el abuso de los pesticidas.

Mariano Higes, Director del Centro Regional Agrícola de Marchamalo (Guadalajara) mantiene que se trata de un compendio de factores que varía según la zona donde se produce este síntoma de desaparición de abejas.

Cuando se conoció el problema de las abejas de la miel, fue en los años 90 en Francia. Allí, asociaciones de apicultores empezaron a pedir al gobierno que legislase en contra de un insecticida con la patente registrada en EEUU y cuyo fabricante era la multinacional Bayer. Después de alguna que otra batalla, el gobierno accedió a esta demanda, y se prohibió el uso en concreto de este insecticida.

Después de esto, se han hecho investigaciones que arrojan hipótesis tales como que el nuevo causante sea un hongo en algunas zonas, un ácaro en otras, o el estrés al que son sometidas las abejas en pos de intereses económicos. En España, por ejemplo, del año 95 al 96, se pasó de la existencia de un millón de colmenas a tres millones. En el norte de Europa, sin embargo, debido al clima y a que las abejas tienen una menor exigencia productiva, el patógeno se ha desarrollado mucho menos.

Como noticia curiosa, en algunas zonas de China, se ha llegado a polinizar las flores haciendo uso de plumeros para salvar la producción de frutas. ¡Un verdadero trabajo de chinos! Y con unos gastos de mano de obra supersónicos.

Dicen que las grandes crisis son promotoras de grandes oportunidades. En este sentido, la Universidad de Harvard se ha puesto manos a la obra y andan en el trabajo de diseño y construcción de unos sustitutos robóticos que puedan hacer el mismo trabajo de las abejas. En este proyecto, La Fundación Nacional para la Ciencia, se ha comprometido a apoyar con dos millones de dólares anuales durante cinco años. Los robots en miniatura, tendrán el tamaño de una moneda de cinco céntimos.

Pero quedan varias preguntas en el aire sobre las que reflexionar. La más importante quizás sea: ¿se imaginan en nuestras futuras primaveras, abejas robóticas volando sobre nuestras cabezas con inteligencia artificial?

Parece ser que existen otras soluciones más cercanas a nuestra realidad habitual, y son las que recomiendan en nuestro paìs los sectores de la ecología, tanto a los ganaderos como a los apicultores.

Basándose en que las abejas tienen un aspecto poco conocido en su polinización, y que representan gran importancia para mantener la abundancia y la diversidad animal, (ya que la variedad de semillas, frutos y nuevas plantas, es fundamental no sólo para los animales silvestres, sino para la ganadería de expansión.  Estas recomendaciones de los expertos ecológicos van encaminadas a la toma de conciencia de que tanto ganaderos como apicultores tienen que proponerse en alcanzar una estrecha relación para el bien común.

Ello implicaría la protección adecuada para las abejas facilitando la producción agrícola en cantidad y variedad (no cultivos transgénicos ni monográficos) así como la producción de miel y otros productos derivados que permitan el natural y equilibrado desarrollo del sector apicultor.

En ello está contenida la toma de conciencia de que los productos fitosanitarios para los cultivos en floración representan un grave peligro para todos los insectos polinizantes. Es por esta razón, que a la hora de elegir los productos fitosanitarios que se vayan a utilizar se tiene que tomar en cuenta las clasificaciones toxicológicas para abejas, que vienen especificadas en las correspondientes etiquetas.

En Andalucía ya se están dando este tipo de asociaciones agricultores-apicultores, para que ambos sectores tengan un beneficio común, algo que sin duda redundará en todos nosotros.

Para saber más:

Vídeo sobre el funcionamiento de las abejas robóticas

María Alcalde
Redacción

Leer más:
 El veneno de las abejas puede usarse para acabar con el VIH

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Una nueva filantropía para motivar un cambio social

El hijo del multimillonario Warren Buffett defiende una nueva filantropía.

Leer más

Los selfies más felices vienen de Bangkok y Sao Paulo

Las personas son más felices en Bangkok y São Paulo, y más tristes en Moscú.

Leer más

Nuevos modelos de negocio en Internet

Poco a poco se crean nuevas formas de negocio y nuevos modelos para invertir, ganar o intercambiar dinero.

Leer más

Comunicar los pensamientos con electrodos

Logran “leer” pensamientos con electrodos.Científicos en Estados Unidos crearon una técnica con la cual lograron traducir señales cerebrales en palabras utilizando microelectrodos sobre el cerebro.El avance, afirman los investigadores de

Leer más

La economía colaborativa vive una auténtica explosión

Convencidos de su rentabilidad múltiples plataformas online se han adherido a este sistema para facilitar a sus consumidores un intercambio de bienes y servicios directo y sin intermediarios; sin embargo no han sido pocas las polémicas por su falta de reconocimiento legal.

Leer más

Añadir un comentario