Nuevas caras que rompen normas.

Nuevas caras que rompen normas.

Con lanza en mano y tomando a un pobre labrador como escudero quien le iba a decir al ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha – cuyo nombre dio vida a la más célebre obra del dramaturgo español Miguel de Cervantes – que en su locura encontraría la razón para luchar por sus ideales.

Enajenado, crédulo, imperfecto, pero al fin y al cabo auténtico, Don Quijote, sentó precedente como un cierto arquetipo de antihéroe. Desprovisto de cualidades extraordinarias – entendiendo aquellas que se ciñen estrictamente a la virtud y cánones estéticos – el antihéroe no lleva capa, no tiene superpoderes, y pese a todo puede en su espíritu hallar coraje para conseguir el bien común e incluso si se tercia salvar el mundo.

En un tiempo en que lo previsible no solo se vuelve aburrido sino también ineficaz emerge con fuerza diversas figuras iconoclastas, mientras que algunos ya lo son en esencia otros buscan en la ruptura de la norma su propia diferenciación.

El diablo con coleta le llaman, Pablo Iglesias ha sabido escuchar el sentir de los indignados que en su día dieron alas al movimiento 15-M, y sin embargo desde ciertos sectores contemplaban con descuido, los mismos que ahora se aterran al ver cómo sus ideales en principio utópicos alcanzan representación política ¿Hay algo más transgresor que Mefistófeles hagas las veces de mesías con su pueblo?

En la misma línea otros nombres resuenan con fuerza, bien porque rompen el status quo a nivel global o bien al menos en el seno de un determinado ambiente en aras de su proyección pública. Así el diputado el joven diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzón decide apostar por lo que une en vez de lo que separa para iniciar un “proceso constituyente” en convergencia con otras fuerzas políticas; mientras que Pedro Sánchez, economista y líder electo del PSOE, en apariencia parece contradecir el desaliño y compostura inicial de Rubalcaba e incluso de Felipe González y su sombra alargada.

En Italia Matteo Renzi es testimonio de esa hornada de jóvenes brillantes que quieren comerse el mundo, y en su caso consolidar una reforma profunda salvando cualquier amenaza. Una actitud que comparte el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dispuesto con su propósito pacifista poner punto y final a 50 años de guerrilla de las FARC. Sin olvidar a José Mújica como antítesis de lo que hoy se entiende por ser presidente, inmerso en el poder pero desvinculado de su uso propio.

Otro caso es el del Papa Francisco. Otra cara nueva, de otra generación que no se calla,  que cambia de lenguaje y rompe siglos de esquemas.

Quizá los nuevas caras no sean perfectas, pero tampoco pretenden serlo.

No nos engañemos solo la singularidad garantiza su supervivencia y hasta los defectos pueden con inteligencia ser la distención de un real carisma.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Hay otros caminos para la crisis.

El economista francés Thomas Piketty asegura que es imprescindible regular el capitalismo financiero mundializado.

Leer más

Consejos para alcanzar el éxito, según los más exitosos

“Si quieres triunfar ten siempre en cuenta que no eres tus circunstancias. Nadie es sus circunstancias. Eres tus posibilidades, así que aprovéchalas al máximo”, afirma Winfrey.

Leer más

El poder de la sonrisa

El verdadero alcance de la sonrisa. En el minuto en que alguien sonríe se activan 17 músculos del rostro, la sonrisa es un reflejo del ser humano que ha trascendido

Leer más

Algo bueno está sucediendo en la Iglesia. Entrevista con Julio Pérez Pinillos

Siempre me han aceptado como lo que soy: un cura casado, un cura obrero. Jesús no preguntó en la última cena si había un célibe entre los 12.

Leer más

Anorexia y bulimia, ¿qué puedes hacer tú para luchar contra ella?

Alteraciones de peso, dieta descontrolada y un estricto control de los alimentos son indicios de que podemos estar ante una persona en riesgo

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.