Justicia social: la condonación de deudas ilegítimas

Justicia social: la condonación de deudas ilegítimas

Recién hemos conocido que Rusia perdona a cuba el 90 por ciento de su deuda adquirida durante la época de la Unión Soviética. Un total de 35.200 millones de dólares (unos 25.895 millones de euros) que ahora se reducen a 2.600 millones de euros por abonar con posibilidad además de cuotas ventajosas: la misma cantidad en pagos semestrales durante la próxima década.

A pesar del renombre castigador, esta es la cifra más elevada que Rusia perdona hasta el momento priorizando en su lugar la estrecha relación que mantiene con la isla. A nadie se le escapa la ligazón entre ambos países cuyas raíces históricas se remontan al marco de la Guerra Fría, durante más de 30 años, y que a pesar luego de la disolución de la URSS se reactivaron en 1991.

En el polo opuesto en Argentina se ha desatado la polémica acerca de los intereses de un grupo de financistas poseedores de unos bonos de la deuda externa y que quieren hacer efectivo el cobro del 100 por cien. Algo que en caso de producirse para la mayoría significa pagar justos por pegadores.

Dicha deuda, contraída a espaldas del pueblo y con la mancha de sangre de las víctimas de la dictadura militar, pone en evidencia la obligación de revisar la deuda externa, sus condiciones y cómo algunos lejos de propósitos morales creen una oportunidad para especular y obtener beneficio propio.

Reflejo de esta situación cabe recordar la deuda externa contraída por los países del Sur en relación a los del Norte, a partir de que éstos últimos concedieran préstamos masivos a los países de la perferia. Muchos aliados estratégicos que tomaron por buena la manzana envenenada que les servían y cuyos préstamos se convirtieron finalmente en una forma de control y dependencia.

En este punto no se omite la responsabilidad del deudor a pagar pero sí se cuestiona acerca de unas condiciones ilegítimas al contraer la deuda que pudieran servir de eximente y que se correlacionan a temas como los derechos humanos.

Al igual que señaló el escritor y filósofo Henry Thoreau la obediencia de la ley siempre es necesaria pero igual de ineludible es resistir a una ley injusta hasta que ésta logre su transformación.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Países libres de deudas
No hay capitalismo para todos

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Los pueblos se organizan y crean puentes de solidaridad

Alemania responde a España: Solidaridad frente a la crisis. Frente a las medidas de austeridad parece que los pueblos se organizan y crean puentes de solidaridad. No existe rivalidad entre

Leer más

Correr, el decálogo de los beneficios

Una carrera con regularidad repercupe directamente en la positividad con la que nos enfrentaremos a la vida.

Leer más

Se abre el telón para la canción protesta

El adjetivo de protesta, de social o de reivindicativa cumple siempre la misma función: el de acompañar nuevos movimientos mientras reflejan su estado de ánimo.

Leer más

Por qué las buenas acciones incrementan el optimismo

El optimismo es una actitud ante la vida, que lejos de un idealismo pueril dispone al espíritu a hacer frente las dificultades con buen ánimo. Esta actitud optimista no nace

Leer más

Nuevo catálogo celestial del universo

El mapa del universo ya está disponible en Internet. La NASA publicó la primera serie de datos de una misión enviada para trazar todo el espacio. Incluye información sobre millones

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario