El consumo colaborativo se abre paso entre las fauces capitalistas

El consumo colaborativo se abre paso entre las fauces capitalistas

La sociedad está saturada ante tanto consumo y ha llegado un punto en el que se ha devorado a sí misma. En estos momentos, es cuando la máquina de hacer dinero que sostenía el capitalismo está al borde de la redención, al igual que los ciudadanos han colapsado el consumo. Es por ello que se hace inevitable y necesario idear una nueva tendencia económica más saludable, como el consumo colaborativo.

Se trata de conseguir alargar la vida de los productos e incentivar la solidaridad, un sentimiento compartido que ha ido diluyéndose a través de las campañas de publicidad. El consumo colaborativo se apoya en las redes sociales y en Internet. No impulsa la compra de nuevos productos, sino que extiende un extenso abanico de abastecimiento: el alquiler, el intercambio o incluso, el regalo.

El hiperconsumo basado en la publicidad y en la propiedad individual deja paso a un consumo colaborativo marcado por la multipropiedad. Así nacen pequeños modelos de esta economía compartida como son las aplicaciones Blablacar y Socialcar para compartir trayecto en coche o alquilar vehículos, FON para compartir el wifi o Wallapop, un mercadillo de segunda mano dónde comprar y vender productos.

Existen tres sistemas de consumo colaborativo más que consolidados hoy en día. En primer lugar, hay un sistema de uso compartido de productos dentro del cuál puedes beneficiarte de un producto o servicio sin tener que comprarlo. Se comparten lavadores, coches o bicicletas, lo que ayuda notablemente a reducir la huella ecológica que deja la fabricación de productos. Por otro lado destacan los mercados de redistribución: mercadillos de segunda mano y tiendas online de trueque; y por último, los estilos de vida colaborativos, personas con intereses comunes que comparten bienes.

Sin duda, estas tendencias económicas son una apuesta sólida para el futuro y no han dejado indiferente a nadie. Estos días los taxistas de varias ciudades se manifestaban en contra de lo que ellos definen como “competencia desleal”, haciendo referencia a portales como Uber, que pone en contacto a conductores particulares para viajar.

No obstante, sus beneficios son reconocidos hasta por la propia Comisión Europea, quién no permitió que los usuarios de esta red fueran multados.

A pesar del malestar de los sectores más tradicionales, aplicaciones como éstas son un recurso de ahorro y sostenibilidad. El consumo colaborativo se alza como una alternativa – más que razonable – a un modelo capitalista desgastado. Bautizado por la revista Time como una de las diez ideas que van a cambiar el mundo, se espera mucho de esta tendencia económica que cuenta cada vez con más adeptos.

Sandra Sánchez Guerra
Redacción

Leer más:
Corporaciones B: negocios como fuerza de cambio social
Economía circular, la respuesta a la sobreexplotación de recursos

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Los árboles también cantan

Si los árboles hablaran probablemente tendrían muchas cosas que contarnos. Lo que sí pueden hacer es cantar, como ha demostrado el artista alemán Bartholomäus Traubeck con su álbum Years.

Leer más

Berlusconi, condenado finalmente

Se trata sin duda de una sentencia histórica. Nunca hasta ahora Silvio Berlusconi había recibido una condena definitiva.

Leer más

Susan George, la luchadora altermundialista

Politóloga y activista, Susan George es una de las voces defensoras del altermundialismo y de la justicia social.

Leer más

Cocina inteligente y creativa gracias al robot chef de IBM

Cocina basada en el cálculo matemático. Con la invención de  los robots de cocina habíamos alcanzado el culmen de sofisticación entre  fogones. Un hito del pasado ya que la empresa

Leer más

Pese a los escollos y los retrocesos, el mundo como un todo continúa progresando

La tendencia positiva está alimentada por algunas variables en particular: el acceso a telecomunicaciones y a la educación superior, las dos variables -entre 12- que dan tracción al índice. Por su parte, el acceso a la educación superior (terciaria y universitaria) es la categoría que más ha mejorado de todas las que evalúa el índice.

Leer más
Escribe uncomentario

3 Comentarios

Añadir un comentario