¿Cómo debería ser el gobierno de Marte?

¿Cómo debería ser el gobierno de Marte?

Uno de los retos más ambiciosos y complicados de este siglo es el de colonizar Marte; reto que el proyecto Mars One se propone conseguir. Las dificultades de llevar a cabo exitosamente este proyecto no son solamente las condiciones que el inhóspito planeta presenta sino también el desafío que supone iniciar un nuevo ‘mundo’ y establecer su funcionamiento y gobierno.

El proyecto está dirigido por el investigador holandés Bas Lansdorp, cuyo objetivo es iniciar el establecimiento de una colonia humana permanente en Marte sobre 2025, año en que el primer equipo de humanos, formado por cuatro integrantes, llegaría, sin billete de vuelta, al planeta. Posteriormente, cada dos años, cuatro humanos más serían enviados a Marte.

Aunque el proyecto cuenta con el apoyo de muchos científicos e investigadores, mucha gente lo considera una locura. Viajar a Marte no parece una idea tan descabellada pero el hecho de que el viaje sea solo de ida cambia las cosas. No obstante, más de 50.000 personas de todo el mundo se interesaron por el proyecto posiblemente por el hecho de que el único requisito fuera ser mayor de 18 años.

Lo importante, según asegura el equipo del proyecto, es que los futuros habitantes de Marte tengan una probada capacidad de resistencia, adaptabilidad, curiosidad, fiabilidad e ingenio, cualidades necesarias en un entorno en el que “el conflicto está asegurado”.

España se encuentra entre los 10 países con mayor cantidad de voluntarios: 27, 18 hombres y 9 mujeres, pero el ranking lo encabeza EE.UU. con 297 voluntarios, seguido por Canadá, India, Rusia y Australia.

Núria Tapias, una joven española de 30 años de Calafell, Tarragona, es una de las mil personas que han sido preseleccionadas: “Ahora mismo no tengo miedo, creo que es una experiencia única y el simple hecho de que exista la posibilidad de vivirla ya hace que valga la pena”, afirma pero reconoce que: “Lo que más miedo da es pensar en cómo reaccionará el cuerpo humano una vez allí, con una gravedad que es un tercio de la de la Tierra y con una mayor exposición a la radiación solar”. Y añade: “Creo que la gente que vaya allí tendrá problemas de salud y es algo que genera muchas dudas, aunque ahora mismo intento no pensar en ello”.

De los poco más de 1000 seleccionados que han pasado a la fase final, tan solo se elegirán 4 a través de un reality show que además, también servirá para recaudar el dinero necesario para el proyecto. Como se pretende enviar cada dos años a cuatro personas más a Marte, tanto la duración del reality como el ingreso de dinero están garantizados.

Según las estimaciones de Lansdorp, el proyecto costará 6.000 millones de dólares y asegura: “Literalmente todo el mundo querrá verlo. Será la mayor audiencia lograda nunca. Habrá historias de héroes haciendo cosas extraordinarias, y esas historias harán financieramente viable la misión”.

Sin embargo, el otro reto al que ahora 30 filósofos, científicos, antropólogos, abogados… se enfrentan, reunidos en el sur de Londres, es el de diseñar el gobierno de Marte, un gobierno que todavía no existe y que, por las características del planeta, no puede parecerse a ninguno establecido en la Tierra.

Es por eso que para intentar redactar lo que sería “la constitución para un asentamiento humano libre e independiente en Marte”, revisan copias de la constitución de EE.UU. que, aunque enmendada diversas veces, ha sobrevivido el paso del tiempo y ha inspirado la de Japón, constitución que también se está revisando así como la de Islandia, por ser un país relativamente aislado y con una geografía única y la de Mongolia. El objetivo principal de la nueva constitución es garantizar la libertad del individuo, tanto como esta sea posible, teniendo en cuenta que se trata de Marte y a poder ser, el derecho a irse, a abandonar el planeta cuando se desee, pese que esto, de momento, es técnicamente imposible.

Charles Cockell, organizador de la Conferencia Internacional sobre la Libertad Extraterrestre asegura que: “La relevancia ahora es que hay un número creciente de naciones que van al espacio, hay un número creciente de compañías privadas que están construyendo cohetes y con este esfuerzo renovado en la exploración espacial cada vez es más importante pensar en quién va a controlar el espacio.

¿Serán las corporaciones? ¿Será el estado? ¿Cómo va a tener el individuo alguna libertad en un entorno que es absolutamente letal?” y añade: “Hay cosas acerca del espacio que son completamente diferentes al entorno de la Tierra, en particular el problema de quién controla el oxígeno. Si alguien consigue el control de este, podría tener el control de toda la población y amenazar con consecuencias directas a cambio de niveles extraordinarios de poder”.

Los primeros humanos que pisen Marte en un viaje sin regreso, deberán convivir juntos y con los nuevos humanos que lleguen cada dos años durante mucho tiempo y los expertos no quieren arriesgarse a que en el planeta rojo, pueda iniciarse, con el tiempo, una fuerte y brutal dictadura que ponga en riesgo la vida de los humanos que se encuentren allí.

Sin embargo, cualquier idea es bienvenida y por eso otras ideas que se consideraron fueron por un lado la de iniciar una civilización olvidando el pasado, como si el año de la fundación fuera el Año Cero. No obstante, el Holocausto, los campos de la muerte de Camboya y los gulags soviéticos nos recuerdan las abominables atrocidades que cometen los humanos cuando aquellos que se encuentran a cargo deciden que es el Año Cero.

Por tanto, esta opción no es una buena idea: no hay que repetir los errores del pasado en Marte. Por otro lado, otra idea era inspirarse en la película Star Trek, crear una forma política de Federación.

No obstante, por ahora, se cree que lo mejor sería un sistema político parecido al de la antigua Grecia, en el que todos los habitantes de una misma ciudad, se preocupaban por la vida política y se realizaban debates hasta que se llegaba a un acuerdo común.

Sea como sea, si el proyecto avanza al mismo ritmo que hasta ahora, de aquí aproximadamente una década tendremos la respuesta a lo que ahora mismo parece un rompecabezas que genera muchísimas dudas.

Alexandra Cuesta Ortal
Redacción

Leer más:
Kepler -186f: el planeta más favorable para la vida fuera de la tierra 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La lámina mágica para decir adiós a gafas y lentes de contacto

Raskar y su equipo cree que este tipo de nueva tecnología encontraría su verdadera utilidad y uso en los países en vías de desarrollo, donde el acceso a unas lentes de contacto probablemente resulte menos asequible que un pequeño dispositivo adaptado a cualquier tipo de teléfono móvil.

Leer más

Sin pluralismo no hay democracia

El peligro radica en la pérdida de poder de un entramado político acostumbrado a la endogamia y compadreo, a escurrir el bulto los unos a los otros.

Leer más

El mejor regalo para una campeona paralímpica

Monique van der Vorst se entrenó para convertirse en ciclista de manos.

Leer más

Las claves para sentirse más feliz en el trabajo

La tecnología es una herramienta liberadora que contribuye de forma efectiva a la flexibilización del trabajo. Sin embargo el uso de ésta en un entorno profesional es considerado como una responsabilidad más al tiempo que crea una necesidad malsana.

Leer más

10 claves para dar rienda suelta a la creatividad

La creatividad no está reservada a unos pocos elegidos, todos somos homo creativo y como tal podemos dar rienda suelta a esta fuerza liberadora que beneficia a cuerpo y mente.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario