Aprender empatía

Aprender empatía

En 2008, Barack Obama declaró que existía un déficit nacional de empatía pero, realmente, parece que este déficit es mundial. La sociedad en la que vivimos necesita de una mayor empatía, capacidad de ponerse en el lugar de otra persona y poder comprender lo que esta siente e incluso lo que piensa, está desapareciendo en los seres humanos ya que existe una cierta tendencia a creer que es algo innato, pero, ¿puede aprenderse?

Rotundamente la respuesta es sí como demuestra el programa Roots of Empathy, programa que se inició en Canadá en 1996 y cuya misión es fomentar la preocupación por los otros, la paz y la empatía tanto en niños como en adultos.

Este programa se ha extendido a Norte América, Nueva Zelanda, Irlanda… y algunas versiones parecidas se están llevando a cabo en Alemania y España. Roots of Empathy está consiguiendo resultados realmente sorprendentes. Veamos cómo funciona.

En una de las clases de quinto de primaria de la escuela Lucas Vale en Londres, un grupo de niños y niñas de 11 años esperan ansiosos la llegada de Sienna, una bebé de apenas un año de edad. Cuando Sienna llega, toda la clase se tranquiliza, saludan a la recién llegada y observan sus reacciones. Si Sienna sonríe, los niños le sonríen de vuelta y cuando la pequeña rompe a llorar, los niños intentan entender qué es lo que le sucede: “Llora porque no puede decirnos lo que siente” asegura un chico. “O tal vez tiene hambre o está cansada” propone otro.

La instructora, Suzanna Fix, que se encarga de organizar estas sesiones y de preparar a los alumnos, asegura que “en esta clase la empatía se absorbe, no se enseña. El estado emocional del bebé se contagia. Los alumnos reconocen y comparten sus sentimientos y los niños se involucran tanto como las niñas”.

Los estudios han demostrado que el 80% de los alumnos que han participado en este programa alrededor del mundo, aceptan más y mejor a sus compañeros y dos de cada tres han mejorado su conducta social. Además, todos los estudios mostraron que el porcentaje de acoso escolar se había reducido.

Este impacto positivo dura durante al menos tres años después de que finalice el programa. Aun así, es un programa joven y los resultados finales están por llegar. No obstante una cosa está clara: Roots of Empathy aumenta la empatía en los niños cosa que hace que se reduzcan las agresiones y aumente la tolerancia y el respeto.

La opinión de los profesores corrobora el resultado de los estudios. Por ejemplo, la profesora Juliet Uzur, que ha estado con los mismos alumnos durante dos años, ha sido testigo del cambio de estos desde que empezaron el programa Roots of Empathy: “Hablan más de sus sentimientos. Fix consigue que hablen de cómo se sienten durante la sesión y una vez ella se va, los niños siguen haciéndolo. Tuvimos una sesión en la que tratamos el tema del dolor por la pérdida de un ser querido y un chico que normalmente siempre se comportaba muy mal en clase se abrió y compartió con todos que su abuelo se había suicidado. Los demás niños fueron muy respetuosos con él pese a que a los once años, los niños no suelen serlo. Ahora se preocupan más los unos por los otros. Ha sido una experiencia muy gratificante”.

No obstante, hay algunos críticos de este programa que consideran que Roots of Empathy deriva en la pérdida de tiempo de la enseñanza de habilidades cognitivas y educativas. Sin embargo, Gordon, una de las investigadoras y fundadoras de Roots of Empathy, no está de acuerdo y se defiende citando partes de un estudio publicado en el Journal of Creative Behaviour sobre la empatía y la educación que muestra que hay una fuerte conexión entre entender y experimentar emociones y las habilidades cognitivas.

En su libro, “Roots of Empathy, changing the world”, que se publicó en 2005, lo explica de la siguiente manera: “Experimentar una emoción de forma pura requiere habilidades cognitivas porque para despertar al sistema nervioso, tienes que ser consciente de que algo ha cambiado a tu alrededor y ser capaz de entender e interpretar por ti mismo las implicaciones que eso conlleva. Esto lo hacemos constantemente, cada día, pero algunos de nosotros tienen mayor capacidad que otros en este aspecto”.

Además, Gordon no es la única que se ha dado cuenta de la gran necesidad de “enseñar” a la gente a ser empática. A parte de Barack Obama, presidente de los EE.UU, que también llegó a la misma conclusión, el Dalai Lama opina lo mismo y, de hecho, el proyecto Roots of Empathy cuenta con todo su apoyo.

“La compasión sincera se basa, simplemente, en reconocer que los otros, como yo mismo, aspiran de manera natural a ser felices y a superar el sufrimiento y en entender que ellos, como yo, tienen todo el derecho de conseguir esa aspiración básica. La empatía que desarrollamos hacia alguien basándonos en este hecho básico es compasión universal”.

El trabajo de Gordon ha producido nuevos datos muy interesantes sobre cómo puede fomentarse la compasión universal. Cuando, hace ya muchos años, Gordon encontró a los primeros padres que querían participar en el proyecto, creyó que eran una excepción. “Pero, ¿sabes qué?” asegura ella, “hay algo sobre ser padre que hace que quieras que tu relación amorosa con tu bebé ayude a los otros niños a ser empáticos, a mejorar. Es algo muy poderoso”.

Tener un nivel alto en matemáticas o en inglés es algo muy importante pero también lo es ser capaz de sentir empatía por los demás, saber cómo se sienten y así poder comprenderlos. Mezclar la inteligencia cognitiva con la inteligencia emocional e intentar poner en práctica esta última cada día no solo nos ayuda a desarrollarla sino también a mejorar nuestras relaciones con los demás.

Alexandra Cuesta Ortal
Redacción

Leer más:
Felicidad contagiosa
Inteligencia emocional, su papel decisivo para alcanzar el éxito 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Obama revoluciona el sistema de salud

La mayor ampliación de un programa social federal desde que en 1965 se creara el Medicaid, para dar cobertura médica a lo más pobres.

Leer más

La mayoría de la gente es rígida, y eso es causa de infelicidad

La vida es un maravilloso regalo temporal, y cuando recibimos un regalo debemos ser agradecidos. Y puesto que todo regalo de vida viene con fecha de caducidad, cada momento es valioso.

Leer más

Una victoria para el Ártico

Greenpeace asegura que la multa a Lukoil no es la solución al problema, pero que “es un gran paso en la defensa del medio ambiente”.

Leer más

Un paso más cerca de la cura del cáncer cerebral

“Ahora hemos encontrado finalmente una manera de mejorar el tumor para aumentar la vida útil” dice Dinorah Friedmann-Morvinski, primera autora de la investigación y actualmente científica en el Departamento de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Tel Aviv, en Israel.

Leer más

Periodismo positivo para encontrar soluciones

París dio acogida a más de 600 actores sociales que trabajan por un cambio en positivo: emprendedores sociales, empresarios, pymes, representantes de medios de comunicación, organizaciones civiles, anunciantes, artistas etc. bajo la consigna “Juntos tenemos soluciones”.

Leer más

Añadir un comentario