lunes, 27 junio 2022

La creación de las estructuras mentales en los bebés

Cuando un bebé nace se enfrenta a un mundo nuevo y desconocido que tiene que ir descubriendo lentamente, con la ayuda de sus padres y de las personas que lo rodean. Hasta hace poco se creía que los bebés eran tan solo seres psicomotores, es decir sus factores psicológicos tan solo intervenían en la movilidad, pero la investigación realizada por la estadounidense Jean Mandler y el español Cristóbal Pagán sugiere que los bebés son más espabilados de lo que se creía.

El principal objetivo de su investigación era averiguar si las primeras estructuras conceptuales que se forman durante los primeros meses de vida en las mentes de los bebés, influyen de manera importante en otras cuestiones posteriores como por ejemplo en el lenguaje. También querían investigar cómo se forman estas primeras estructuras mentales.

El resultado de su estudio, publicado en la revista Language and Cognition, asegura que la cognición espacial es el elemento clave para los procesos de formación de conceptos durante los primeros meses de vida. Los bebés pueden atender a movimientos y a otras relaciones espaciales que, más tarde, dan lugar a conceptualizaciones más complejas, como el tiempo o las emociones.

“Los niños son capaces de contextualizar cosas más complejas y todo está basado en las relaciones espaciales. Durante los 6-12 meses los niños son muy buenos cuando se trata de atender historias espaciales con contenedores. Se fijan mucho en la acción, en si una cosa entra o sale. No obstante, son un desastre a la hora de atender a las relaciones de tamaño, es decir insisten en que una cosa muy grande puede caber en un contenedor muy pequeño,esto lo describo como elefecto Bolso de Mary Poppins”, explicó Cristóbal Pagán durante una entrevista que se le realizó.

Otros resultados de otros experimentos resultados son que los niños de 9 a 12 meses tienden a mirar una flecha hacia arriba al oír tonos ascendentes y una flecha hacia abajo con los descendentes, o que cuando oyen un sonido intermitente, como por ejemplo “bip-bip-bip”, miran una línea de puntos en lugar de una línea continua.

Estos hábitos adquiridos durante los primeros meses de vida influyen muchísimo en los aspectos posteriores más complejos del lenguaje. Es por eso que si de pequeño se tienen problemas durante la adquisición de estos hábitos, esto puede repercutir en el desarrollo posterior del lenguaje…

En su estudio también han logrado diferenciar tres estructuras cognitivas diferentes a las que han llamado de forma general esquemas de imagen y son las siguientes:

Los primeros conceptos que se forman en la infancia y a los que han llamado primitivos espaciales. La suma de estos conceptos permite la creación de historias espaciales simples, como guiñar un ojo, abrir y cerrar la mano… estos son los esquemas de imagen y finalmente también han determinado las integraciones esquemáticas que utilizan las dos anteriores para formar conceptos no espaciales como las emociones, la fuerza…

“Nos hemos dado cuenta de que antes de que comience la actividad verbal ya existe un rico sistema de estructuras conceptuales y hábitos cognitivos”, recalcan. “Lengua y cultura se construyen necesariamente en este sistema: lo potencian y lo cambian, a veces de manera drástica, pero también se ven influidas por él”.

No obstante, aún no se sabe demasiado sobre este tema pero como se trata de un tema fundamental para poder comprender la creación de nuevos conceptos y la cognición corpórea, nuevos estudios y nuevos descubrimientos no tardaran en llegar.

Alexandra Cuesta Ortal
Redacción

Leer más:
Una niña de apenas 3 años revoluciona el mundo del arte 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad