La simbiosis del hombre y la máquina

La simbiosis del hombre y la máquina

Quizá algunos lo consideran un loco, pero seguramente sea ese punto de inconsciencia que le ha valido hacer realidad lo que otros solo imaginan. Con apenas cinco años ya tenía claro que quería ser inventor: el primero de sus propósitos que luego cumplió. Convertido en un joven precoz mientras estudiaba su segundo año en el Instituto de Tecnología de Massachusetts fundó su primera empresa de software.

Ahora a sus 66 años Raymond Kurzweil (Massachusetts, 12 de febrero de 1948) continúa desafiando la lógica del tiempo tanto a nivel biológico como avanzando un futuro altamente tecnológico. Entre sus audaces predicciones para el año 2030 las computadoras no solamente entenderán a la perfección nuestro propio lenguaje, sino que también exhibirán emociones.

Lejos de construir castillos en el aire estos augurios responden a la certeza de un arduo trabajo que desde su posición como director de ingeniería de Google, Kurzweil desempeña cada día. El equipo que lidera centra todos sus esfuerzos en hacer que las máquinas comprendan el llamado lenguaje “natural”.

Inmersos en este proceso de aprendizaje, están desarrollando programas de software que otorgará a las computadoras la capacidad de entender el lenguaje en términos conceptuales y no únicamente por unas palabras clave.

Mientras que en la actualidad cualquier persona al leer una artículo tiene la certeza absoluta de que por ejemplo Angela Merkel ha sido reelegida canciller alemana,  por el contrario de momento al escanear las palabras el ordenador solo podría estimar el suceso con una probabilidad de 56 %.

Este nuevo escenario que sitúa al hombre y máquina en el mismo nivel de entendimiento nos acerca a una insólita simbiosis, aquello que Kurzweil define como “singularidad”. El año 2045 parece el momento indicado cuando la inteligencia – a través de las extensiones de alta tecnología en el cerebro – mejorará exponencialmente por mil millones. Será viable gracias a la plena conexión del neocórtex del cerebro humano (corteza más reciente) a un neocórtex sintético en la nube, es decir la fusión del pensamiento biológico con la inteligencia artificial.

Otra de las grandes obsesiones de Kurzweil es la consecución de la inmortalidad, algo que no duda experimentar en sus propias carnes consumiendo cada día 120 vitaminas y suplementos,  además para que se absorban mejor, toma té verde y hace ejercicio en forma regular.

Asimismo se ha embarcado en el Proyecto del Genoma con el que pretende optimizar la reprogramación de nuestra biología, desde los tejidos gracias a las terapias de células madre hasta la impresión tridimensional de nuevos órganos.

No obstante el paso más determinante será cuando incrustemos nanorobots en los cerebros que modificarán nuestra inteligencia y relación con los espacios virtuales, al igual que implantados en el organismo harán de nuestro sistema inmunológico un refugio contra las amenazas y patógenos.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
2040: el año en que seremos inmortales 
Viaje optimista por el futuro 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Besos para ayudar a niños hospitalizados

La presencia de los payasos favorece el trabajo de los médicos y la efectividad de los tratamientos.

Leer más

Fundación Vicente Ferrer. Música en la India como alternativa laboral al campo

Siempre con una filosofía de la acción y doctrina solidaria, la Fundación Vicente Ferrer ayuda a las comunidades más desfavorecidas en la India.

Leer más

Una liga donde solo juegan y ganan los optimistas

Según sus estatutos se definen como una asociación apolítica que quiere participar en la elevación de la conciencia y promover cambios en las actitudes de la gente de su país “el buen humor y el pensamiento positivo, la audacia y el espíritu empresarial, el respeto y la comprensión de los ciudadanos y las comunidades”.

Leer más

Día Mundial del Cáncer de Mama: a todas las valientes, y a quienes les acompañan

La fecha del 19 de octubre es emblemática para millones y millones de mujeres en todo el mundo.

Leer más

2035, el año que marca el fin de la pobreza

Bill Gates desmitifica ciertas cuestiones sobre la ayuda al desarrollo y afirma, por contra, que “el mundo está mejorando” aunque “a cámara lenta”, pues la imagen mundial de la pobreza “ha cambiado completamente durante el transcurso de mi vida”.

Leer más
Escribe uncomentario

4 Comentarios

Añadir un comentario