La revolución china alcanza el ciberespacio.

La revolución china alcanza el ciberespacio.

Habitualmente se dice “hecha la ley, hecha la trama” sin embargo en aquellos casos de restricción extrema se adivina como algo lógico los intentos por burlar la censura. Sorprende de forma paradójica como en ciertas épocas opresoras las sociedades han agudizado su creatividad seguramente por fuerza mayor. 

Tal y como revelan los expertos François Godement y Agatha Kratz, China es el vivo ejemplo de cómo empresas e internautas están consiguiendo de un modo innovador no solo lidiar cualquier impedimento sino también revolucionar la red y el mundo de la comunicación. 

La expansión del ciberespacio chino. 
Si el diccionario más famoso de China tenía el apropiado nombre de “Mar de palabras”, sumergirse en el ciberespacio chino es como embarcarse en un viaje espacial. Occidente suele juzgar Internet en el gigante asiático desde la óptica limitada del espionaje informático y la piratería, una actividad en la que destacan los organismos chinos, aunque dejen demasiadas huellas cada vez.

Ahora bien, los ciberespías y piratas chinos no serían tan abundantes si el navegar por el mundo virtual no se hubiera convertido en la principal afición de los habitantes de China. Internet ha facilitado una extraordinaria unificación de la sociedad china y, al mismo tiempo, una expresión sin precedentes de su individualismo.

Dado que la política exterior ocupa menos del 10% de las prioridades de cualquier dirigente chino, eso quiere decir que más del 90% de los asuntos relacionados con la Red tienen una dimensión exclusivamente nacional. Sin embargo, a largo plazo, es inevitable que las extraordinarias innovaciones que están produciéndose en el espacio chino de Internet y la telefonía móvil acaben por crear modelos de negocio que traspasen sus fronteras e influyan en la evolución del sector en todo el mundo.

La razón de estas innovaciones está clara: hay una sociedad vibrante con un mercado cuyos participantes están dando un impulso increíble al desarrollo técnico a base de burlar los obstáculos de la rigidez burocrática. Este fenómeno se produce en todos los ámbitos, y en China está haciéndolo a más velocidad que en las economías desarrolladas. Por mencionar un caso, mientras que la empresa Uber y unos cuantos rivales más han tenido que emprender batallas legales contra las compañías de taxi, en China, docenas de compañías similares, montadas en la Red, han revolucionario el sector del transporte en el plazo de solo un año.

Existe una inmensa demanda de cambio. La difusión de los pagos y los depósitos en fondos a través de Internet es el mejor ejemplo de esta tendencia: en ocho meses, un fondo creado por el fundador de la empresa de compra on line Alibaba ha acogido más de 87.000 millones de dólares (unos 64.000 millones de euros) de ahorradores chinos y de Hong Kong. Otro aspecto son las persecuciones por Internet, la investigación y el castigo colectivos de sospechosos, que se han convertido en una herramienta de la lucha contra la corrupción. Los microblogs han creado foros de opinión dispuestos a juzgar cualquier tema de forma instantánea. Y eso ha permitido establecer un sistema de sondeos muy poco regulados en un país en el que el partido gobernante tenía hasta ahora el monopolio absoluto de la expresión pública.

La tecnología no es ni buena ni mala, de ahí que las consecuencias revolucionarias de estas innovaciones sean las dos cosas. La banca y los fondos en la Red están comiendo terreno al sistema bancario estatal tradicional, que antes aprovechaba su monopolio para mantener enormes discrepancias entre los tipos deudores y los tipos acreedores y para proporcionar dinero barato con el fin de facilitar inversiones ilimitadas.

La nueva situación es un factor de igualdad para los hogares y ofrece la única manera posible de incrementar los ingresos domésticos y, al mismo tiempo, controlar la locura inmobiliaria, que hasta ahora era la única forma de ahorro de la que disponían los chinos. Pero también entraña un gran peligro de tener una regulación insuficiente.

Las “búsquedas de carne humana”, que es el sangriento nombre que reciben las investigaciones por Internet, son una afrenta para las libertades individuales y recuerdan de manera preocupante a la Revolución Cultural, con su caza al individuo. Los liberales consideran que los intentos del Gobierno chino de acallar los rumores no son más que un intento más de tapar los escándalos.

A ello hay que añadir que la piratería informática, casi omnipresente en China, cometida tanto por el Gobierno y las empresas como por los usuarios corrientes ha derivado en el tráfico de virus más activo de todo el mundo. Suele decirse que un ordenador que no esté protegido y que se conecte a la red china tarda menos de un minuto en infectarse.

En contraste con las innovaciones que están impulsando las empresas y los internautas, la postura oficial de Pekín sobre la gobernanza mundial de Internet resulta acartonada, una copia casi exacta de la postura china sobre cualquier aspecto de política internacional. El Gobierno se opone a la hegemonía de Estados Unidos, pero mantiene el objetivo inverosímil de construir “confianza”.

Rechaza las políticas europeas con todo su contenido en valores, sobre todo las relativas a la libertad en Internet, y subraya los derechos soberanos de cada país. Si se aplicaran los criterios que propone China a todo el mundo, la red mundial que damos por descontada (nos olvidamos de la capacidad de filtrar que tienen nuestros motores de búsqueda) se fragmentaría en redes de ámbito nacional.

La extraordinaria marea de innovaciones económicas y sociales que está llevando a cabo China en Internet tendrá una repercusión global, igual que ya la han tenido sus fabricantes de dispositivos informáticos y de comunicaciones.

Sin embargo, da la impresión de que su perspectiva política sobre la Red seguirá siendo un modelo bien recibido sólo en otros regímenes autoritarios. En este, como en otros aspectos, las inmensas contradicciones intrínsecas de China son muy llamativas.

François Godement
Historiador francés, especialista en China y relaciones internacionales

Agatha Kratz
Redactora jefe de la publicación China Analysis

Fuente: esglobal 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Los 6 latinoamericanos ganadores del Premio Nobel de la Paz

Santos fue elegido entre 228 personas y 148 organizaciones nominadas para el galardón.
El colombiano es el sexto latinoamericano en ganar este reconocimiento.

Leer más

Podemos, parece que sí se puede

Un partido de ocho meses de antigüedad puede alterar el mapa político español de las últimas cuatro décadas.

Leer más

El Papa es argentino y Dios es brasileño

Bienvenido al Brasil, Papa Chico. Si los argentinos se enorgullecen merecidamente de tener un paisano como sucesor de Pedro, sepa que aquí todos nos contentamos sabiendo que ¡Dios es brasileño!

Leer más

La industria tabacalera al descubierto

‘’Quedé alucinado de cómo la estrategia comercial de una empresa cuyo único objetivo es ganar dinero, se hacía a expensas de la salud de las personas. Y eso es legal’’declaraba en la entrevista.

Leer más

Las 15 medidas de la nueva Ley de Emprendedores

Apuesta por el emprendimiento La iniciativa ‘España emprende’ con su presidenta Mónica Oriol a la cabeza, ha presentado 15 medidas para favorecer el emprendimiento en nuestro país. En esta jornada

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario