Frutas y verduras, la clave de una buena alimentación

Frutas y verduras, la clave de una buena alimentación

La Organización de Consumidores y Usuarios afirma que en una dieta equilibrada y saludable no puede faltar el consumo de un mínimo de 5 a 7 raciones de fruta y verdura al día.

Sin duda, la infancia es una etapa de la vida en la que cuidar la alimentación es más importante que nunca. Entre los consejos nutricionales que ofrece el Ministerio de Sanidad, se recomienda evitar el exceso de sal, miel o azúcares de todo tipo en la comida de los niños, además de enseñarles que para crecer adecuadamente hay que comer “un poco de todo”.

En este “todo” se incluye el consumo de frutas y verduras con frecuencia, por mucho sufrimiento y rechazo que estas causen a los más pequeños.

Aunque solo hemos mencionado a los niños, no vayan a pensar que para los adolescentes y adultos todo esto es opcional: el Ministerio ofrece consejos a distintas franjas de edades. Hay dos aspectos que conviene destacar: por un lado, es fundamental practicar de ejercicio de forma regular para establecer un equilibrio entre la ingestión y el gasto calórico; por otro, es recomendable abstenerse (o casi) del picoteo entre horas. Sí, sí, ese picoteo que tanto nos gusta, que sabemos dónde empieza, pero no dónde acaba.

En cualquier caso, según la Organización Mundial de la Salud, debemos consumir 400 g de frutas y verduras al día, y un estudio europeo ha revelado que el consumo de estos alimentos ayuda a prevenir el cáncer y enfermedades cardiovasculares. En la medida de lo posible, se recomienda el consumo de frutas y verduras naturales de temporada.

¿Qué significa el color de las frutas o verduras?

Un estudio dirigido por investigadores holandeses de la División de Nutrición Humana de la Universidad de Wageningen (Países Bajos), distinguió cuatro tipos en función del color:

Las amarillas o anaranjadas, como la zanahoria, contienen antioxidantes para la protección de la piel y nos aportan vitamina A, que mejora la visión, el crecimiento de los huesos y nuestras defensas.

Las verdes, como las acelgas, contienen vitamina C y magnesio, nutriente esencial para la relajación muscular, que ayuda a evitar los calambres.

Las blancas, como peras o manzanas, reducen el riesgo de sufrir accidentes vasculares y cerebrales, como el ictus.

Las rojas o moradas, como el tomate contienen antioxidantes como el flavonoide y el licopeno, y sirven para prevenir la hipertensión y las enfermedades coronarias.

En definitiva, puede decirse que cuanta mayor variedad de colores tengamos en el plato, mejor nos alimentaremos.

Elisa de la Torre Castejón
Redacción

Leer más:
Diez gestos para una buena alimentación
La dieta mediterránea potencia el funcionamiento del cerebro

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Queremos Verde, la red social especializada en medio ambiente

Queremos Verde permite a sus miembros ayudarse e intercambiar opiniones o iniciar nuevos proyectos en compañía.

Leer más

Un seísmo en Europa.

Europa tiembla. Está temblando desde inicios de los noventa, cuando la URSS se desmoronó.

Leer más

Redes de indignación y esperanza

Analizando todo ese complejo entramado se encuentra la reciente publicación del prestigioso sociólogo Manuel Castells que en su libro “Redes de indignación y esperanza” ahonda sobre las perspectivas de estos movimientos sociales en la red.

Leer más

Refugiados, su llamada debe ser escuchada

En lo que respecta a los medios nuestra labor es la de presionar para que los encargados de cambiar las políticas acaten sin medias tintas los derechos humanos de un colectivo vulnerable.

Leer más

Esperanza para África: avances de una vacuna contra el ébola

“Esta vacuna ha pasado la primera fase de ensayos en humanos con éxito”, opina Rafael Delgado, microbiólogo del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid) y miembro del comité científico que está asesorando al Gobierno durante la presente crisis del ébola.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario