Tú eres tus valores.

Tú eres tus valores.

“Alimenta tus valores, porque eso es quien tú eres”
Entrevista a Joan Sabaté, médico experto en dieta vegetariana y frutos

Tengo 59 años. Nací en Barcelona y vivo en California, en la Universidad de Loma Linda, donde soy profesor e investigador. Casado, tengo tres hijos. Me doctoré en Medicina y en Salud Pública. La sociedad civil debe luchar por sus valores. Soy adventista

¿Por qué se fue?
Durante siete años fui médico en Sant Pau. Me di cuenta de que muchos enfermos no se curaban, volvían y volvían, y quise dejar de poner parches e intentar ir a la raíz.

Medicina preventiva.
Yo crecí en una familia adventista que hacía mucho hincapié en mantener costumbres saludables. Me di cuenta (hace ya treinta años y no porque me lo enseñaran en la facultad de Medicina) de que el tabaquismo, una dieta desequilibrada, el abuso del alcohol y el sedentarismo son determinantes fundamentales de la salud o la enfermedad.

Ahora parece tan obvio…
Apuntamos a nuestro primer hijo a un parvulario progresista, pero cuando les dijimos que era vegetariano no quisieron admitirlo. Yo había realizado mi tesis sobre el crecimiento de los niños vegetarianos, quería especializarme en nutrición, así que me fui a California ya casado y con un hijo.

¿Desde cuándo es vegetariano?
Hace treinta años, pero fíjese en que la dieta sana mediterránea, en la que se come carne una vez por semana, es prácticamente igual que la dieta basada en alimentos vegetales.

Como nutricionista, ¿lo suscribe?

Absolutamente. Si un adulto quiere hacer cambios para vivir mejor, le propongo que reduzca al mínimo la carne (un factor causal del cáncer de colon) y los alimentos refinados o altamente procesados.

En los colegios dan mucha carne.
Demasiada, todavía existe el mito de la proteína, se cree que la carne es esencial para el crecimiento. En mi estudio de hace más de 25 años con miles de niños escolares demostramos que los que no comen carne crecen igual o mejor que los que la comen.

En California saltó pronto a las portadas de revistas médicas.
Hice un estudio sobre los frutos secos a mitad de los años ochenta, cuando la ciencia creía que no eran recomendables por su alto contenido en grasas. Pero pese a los ensayos clínicos, cuando presenté las conclusiones en un congreso de prevención de enfermedades cardiovasculares…

No le tomaron en serio.
No, nadie creía que comer frutos secos era bueno para el corazón. Y siguieron sin creerlo hasta que lo publicó, tres años después, The New England Journal of Medicine, la primera revista médica del mundo.

¿Cómo vivió esa indiferencia?
Crecí en una sociedad monocolor, el nacionalcatolicismo, pero yo no era ni nacional, porque era catalán, ni católico, porque era adventista. Había una disonancia entre los valores autorizados y los de mi casa, así que aprendí a ir contracorriente.

Ya nadie discute sus conclusiones.
Acabo de llegar del congreso de la dieta mediterránea, ¿y cuál es el resumen?… Disminuir los productos animales y los refinados y aumentar los vegetales, eso que yo aprendí en casa.

Mi resumen de treinta años de estudio es: una alimentación sana tiene que poner en el centro del plato las frutas, las verduras, las leguminosas, los cereales y los frutos secos y las semillas.

¿Qué otras diferencias le han construido?
Durante la carrera me pusieron un examen en sábado, el día que los adventistas reservamos a no hacer nada, y el profesor me lo cambió, pero mi mejor amigo se quejó al sindicato de estudiantes, le parecía injusto.

Curioso.
Aprendí la no tolerancia de la diferencia, a nadar y guardar la ropa. Hoy en mi departamento de nutrición hay una gran diversidad de etnias, culturas y de género. La diferencia hay que celebrarla.

Hay quien sólo la tolera.
No dar cosas por sentado y cuestionarlo todo es el motor determinante de los nuevos descubrimientos. En la sociedad norteamericana, mucho más nueva que la europea, prima la innovación, no la tradición. Hasta las cosas más banales se cuestionan.

¿Lo ha intentado en España?
Al año siguiente de publicar mi famoso estudio, en 1993, le propuse al conseller de Agricultura investigar las avellanas (ya que Catalunya es un gran productor), y me respondió con aquello de “que inventen otros”.

Ya.
Hay que cuestionarse hasta lo más básico. Permítame otra reflexión que se deriva de ese día de desconexión para los adventistas.

El sábado.
Al decano fundador de la escuela de Salud Pública en EE.UU. le enviaban los estudiantes que fracasaban. Uno de ellos le dijo que estudiaba dieciséis horas diarias y que sus notas seguían bajando.

A veces pasa.
No he olvidado lo que el decano le recomendó: “Empieza por el fundamento. Duerme ocho horas, come una dieta sana, haz ejercicio a diario y dedica tiempo a estar con tu familia. Si después de esto sólo te quedan cuatro horas, estudia cuatro horas”.

¿Funcionó?

Sí, porque lo primero es cuidarte a ti mismo, cuidar a tu familia y alimentar tus valores, porque eso es quien tú eres.

Perder el tiempo
Sabaté es uno de nuestros cerebros fugados, un hombre jovial hijo de la diferencia. Nació adventista en un país católico y monocolor y se adentró en una especialidad de la salud pública que en España ni existía: la nutrición.

Vegetariano desde hace treinta años, ha desmontado científicamente el mito de la proteína de la carne y ha demostrado que los frutos secos son fuente de salud.

Sabaté sabe cuidarse. Nada le impide su paseo diario ni sus sábados de desconexión absoluta. “Se lo enseñé a mis hijos y se lo enseñaré a mis nietos: los niños han de aprender a desconectar. Nada de aparatos ni televisiones durante 24 horas. Nada más enriquecedor que perder el tiempo”.

Ima Sanchís
Publicado en: La Vanguardia

Foto: Kim Manresa

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Una película esperanzadora del conflicto palestino-israelí

Una dialéctica internauta que se establece entre los jóvenes Tal y Naïm que contribuye al debate aportando cierta verdad documental al relato, a través de la realidad vivida.

Leer más

La vuelta al mundo en la era internet

Padres e hijos explican el porqué de un viaje alrededor del mundo y sin fecha de vuelta.

Leer más

Un pequeño bosque en Times Square

Todos reconocemos Nueva York con la imagen de una gran metrópolis de infinitas calles y eminentes rascacielos. Una urbe de cemento y asfalto, que vista en el mapa, adquiere la forma de un mosaico gris en el que sólo destaca un rectángulo verde; Central Park, el gran pulmón de la ciudad.

Leer más

Dignidad: el derecho a ser y a decidir quién se es.

Ese principio es la dignidad de ser humano, la idea de que por ser humanos tenemos derecho a serlo. Derechos que no se nos conceden, sino que son nuestros.

Leer más

26 de Marzo de 2011: mil millones de personas de los seis continentes, apagarán las luces

Millones españoles participarán en La Hora del Planeta de WWF. Millones de personas participarán en La Hora del Planeta de WWF en España el próximo 26 de marzo, según informa

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario