El lenguaje de las flores, un modo de expresar sentimientos

El lenguaje de las flores, un modo de expresar sentimientos

Regalar flores es uno de los gestos más habituales para demostrar nuestros sentimientos a una persona querida, y sin embargo quizá pocos sepan que encierra un significado todavía más profundo del propósito inicial.

El lenguaje de las flores, llamado floriografía, es una tradición ancestral que ya existía en el milenario oriente cuyo uso alcanzó su máximo apogeo en la época victoriana.  Corría el s. XVII cuando el rey Carlos II incorporó este arte al recopilar diversas fuentes desde Suecia a Persia.

Como si de un código críptico se tratase los amantes clandestinos expresaban sus sentimientos y emociones que de otro modo no podían comunicar, salvando así las convenciones de la época. Cada flor referenciaba a un significado, que unida al resto conformaban un ramo o arreglo con un mensaje determinado.

Podríamos decir que los floristas de entonces ejercían casi como poetas en lugar de palabras a través de los pétalos. Paseos bucólicos donde los enamorados descubrían la aceptación o el desengaño en las flores situadas estratégicamente en la ventana.

De vuelta a la actualidad seguro que la percepción y elección de un ramo de flores puede convertirse en un proceso más deliberado (colores, numero de flores…).

Aquí algunas de las flores comunes y significado asociado:

–  Alstroemeria o lirio de campo: posee pétalos de aspecto delicado que en realidad son muy duraderos, no en vano representa la amistad y la devoción.

–  Albahaca: esta hierba puede ser el regalo perfecto para una inauguración o proyecto pues está destinado a mostrar nuestros buenos deseos a la persona que lo recibe.

–  Claveles: aunque estas flores arrastran a menudo una mala reputación, también son un símbolo alegre de un nuevo amor y fascinación.

–  Crisantemo: podemos dar una planta en maceta de esta flor cuando alguien necesita animarse.

–  Margarita: conocida como la flor de la inocencia, brillante y alegre precisamente evoca al candor y esperanza.

–  Helecho: el regalo de esta planta de hojas puede ser conmovedor cuando manifestamos nuestro apoyo, ya que significa sinceridad.

–  Lavanda: el aroma de esta flor se utiliza frecuentemente en perfumes, tal vez porque aporta un sentido de devoción y virtud.

–  Orquídea: conocida por significar el amor, fuerza y el lujo, de forma más particular también simboliza la seducción erótica debido a su aspecto exuberante y exótico que tanto promete. Incluso los griegos creían que al comer las flores de las orquídeas ejercían cierto poder afrodisiaco.

– Rosa rosa: símbolo adecuado en el comienzo de una relación como muestra de aprecio y admiración.

– Rosa roja: sin duda el regalo más común en el Día de San Valentín ya que referencian a la pasión, amor y el deseo.

– Girasol: otra flor que puede servir para alegrar a un amigo triste, pues expresa calidez y felicidad.

– Tulipán: un ramo de estas flores se aprecia como una auténtica declaración de amor acompañando un  ¡Te quiero!

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Las plantas también sienten
La naturaleza evoluciona a pasos de gigante

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

10.000 bicicletas recicladas para que los niños de las zonas rurales de Birmania puedan ir a la escuela

Mientras en occidente se populariza el uso del transporte ecológico por una motivación medioambiental, en otros países en vías de desarrollo la posibilidad de disponer cuándo y cómo se quiera

Leer más

Los grandes pensadores del mundo

Se ha publicado su encuesta sobre los grandes pensadores que marcan tendencia intelectual alrededor del mundo y en Mayo darán a conocer las votaciones finales.

Leer más

Las evidencias de un mundo mejor en cifras

Desde En Positivo venimos publicando diversos informes con estadísticas que avalan una realidad más positiva de lo que se pudiera creer. Asimismo nuevos gurús del optimismo como el profesor Steven

Leer más

Técnicas para devorar libros gracias a una lectura más rápida

Sabemos que la escritora Agatha Christie leía unos 200 libros al año, mientras que el presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, le superaba leyendo un libro al día, incluso dos o tres si la noche lo permitía.

Leer más

Añadir un comentario