Tapones solidarios, una nueva forma de colaboración ciudadana

Tapones solidarios, una nueva forma de colaboración ciudadana

Desde hace algunos años cada vez es más frecuente habilitar en los hogares españoles un nuevo hueco para el reciclaje: el de los tapones de plástico a través de los cuales varias familias han conseguido financiar servicios médicos que desde la administración no se podían facilitar.

Los tapones de plástico se han convertido en un emblema de la solidaridad que han conseguido abrir las puertas de la sanación a niños (generalmente son los padres de menores enfermos los que mueven las campañas de recogida) con enfermedades raras o necesitados de prótesis costosas.

Por cada tonelada de tapones, las empesas de reciclaje pagan entre 200 y 300 euros. Uno de los casos de éxito más destacable es el de Aitana, una niña con cardiopatía congénita cuya familia reunió 135.000 euros para poder operarse en Boston.

En otras ocasiones la recogida se promueve desde organizaciones como Aitzina (de enfermos de ataxia), la Fundación Música Creativa para niños en riesgo de exclusión social, o la protectora Defensa Animal Palentina.

Una de las dificultades más notables es la de encontrar un punto de recogida y transporte hasta la empresa recicladora. Algunas intituciones como el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, empresas como Seur, o universidades como la Autónoma de Madrid ya los han instalado.

Casi todo el mundo sabe que los tapones más recaudados son los que vienen en los tetrabrik con forma de rosca, pero hay muchas otras partes de productos de uso diario que se pueden aprovechar en el reciclaje.

En los tapones de tetrabrik, también vale la parte pegada al cartón, y el los tapones de botellas pet, sirve el aro que queda en la botella. Los desodorantes tipo roll-on sirve enteros si son de plástico. Si son de cristal, sirve la tapa plástica

También pueden reciclarse tapas plásticas de paquetes de toallitas, capuchones de bolígrafos y rotuladores, tapones de botellines, de detergentes, de spray, boquillas y pistolas de productor pulverizadores, tapones de lavavajillas, de pasta de dientes, de pintalabios.

Casi todas las tapas de productos de higiene son válidas: de cremas, champú, espumas de afeitar, de enjuagues bucales, gominas y espumas para el pelo.

Todos estos tapones tienen en común que están hechos de polietileno o polipropileno, y llevan un símbolo de reciclaje 2 o 5. Si no lleva este símbolo es preferible no seleccionarlo ante el riesgo de que no sean reciclables

Algunas de las empresas que gestionan este tipo de residuos y pagan por ellos con la palentina Magonsa, la vizcaína Bilboplastik, la ecijana Interplasa o Ballester de Plásticos en Madrid.

Alba Sánchez Serradilla

Redacción

Más información:

Universidad Autónoma de Madrid

 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Es necesario regular a los mercados en el tema de los alimentos

Con las cosas de comer no se juega.Coincidiendo con la escalada de precios de los alimentos y sus evidentes consecuencias vuelve a reclamarse la regulación de los mercados de futuros

Leer más

Queremos Verde, la red social especializada en medio ambiente

Queremos Verde permite a sus miembros ayudarse e intercambiar opiniones o iniciar nuevos proyectos en compañía.

Leer más

Hablando se entiende la gente.

Sabiendo que todos somos diferentes la palabra es la única vía que tiende puentes de paz.

Leer más

La mejor literatura africana de 2013

África ha demostrado la gran calidad literaria de sus escritoras y escritores, que se levanta por encima de todas las dificultades del continente. Te presentamos los mejores libros africanos escritos en 2013

Leer más

Vida nueva, casa nueva y moderna

La modernidad no responde únicamente a una cuestión estética sino también funcional. Hoy existe en el mercado nuevos mobiliarios que dan un giro de tuerca a su concepto original proporcionando otro tipo de servicios incluso varios en uno.

Leer más

Añadir un comentario