El Papa de la primavera.

El Papa de la primavera.

Revolución tranquila en la casa vaticana.
El Papa sigue marcando la hoja de ruta de su revolución tranquila, que comienza por su propia casa vaticana. Y concreta, incluso, el perfil de sus ayudantes. Tiene claro como no los quiere: Fuera los chismosos. Y también como deberían ser: “Santos, profesionales y servidores”.

Tres cualidades que van a marcar los nombres de los nuevos curiales de Francisco, la nueva hornada de altos, medios y bajos funcionarios de la maquinaria vaticana. Absténganse carreristas y cotillas.

La primera cualidad, la de la santidad de vida, la marca el Papa como una meta o, mejor dicho, como un camino a recorrer. Hasta ahora ese proceso consistía, para muchos eclesiásticos arribistas, en la búsqueda incesante del ‘cursus honorum’.

Subir en el escalafón, escalar peldaños hasta llegar a la mitra o a la birreta cardenalicia, sueño dorado de los trepas con sotana. Y hay muchos, porque la máxima tentación del clero es el poder.

Y para buscarlo disponen de mucho tiempo y muchas energías: no tienen mujer que cuidar ni familia que sostener. El celibato tiene sus inconvenientes, pero también sus ventajas en forma de tiempo disponible…para hacer el bien o buscar el mal. Y ya se sabe que “corruptio optimi pessima” (La corrupción de los mejores es la peor de todas).

El diablo tienta a muchos curas con el ídolo del poder. Para conseguirlo, se crean ‘lobbys’ o cordadas dentro de las curias diocesanas y, no digamos, de la Curia romana. Formar parte de un “partido” significa obedecer al jefe y conseguir la máxima cuota de poder para el grupo. Después, el líder se encargará de repartir las prebendas. Como en cualquier corte real o imperial de las de antaño. Como en cualquier burocracia de partido de los de hoy.

Con determinación, Francisco quiere acabar de raíz con la Iglesia del poder y reconvertirla en la Iglesia del servicio. Comenzó a hacerlo por la propia figura del Papado. Predicando con el ejemplo.

Ahora lo hará con sus colaboradores más cercanos, a los que, amén de santos, los quiere adornados de profesionalidad y de capacidad de servicio.

Porque la santidad no está reñida con la profesionalidad, al contrario la potencia. El trabajo bien hecho, como dice el Opus Dei en su carisma, es obra de virtud. La Iglesia del siglo XXI necesita hombres preparados, técnicos cualificados, expertos en todos los ámbitos (incluidos el financiero, el político o el mediático). Profesionales cualificados y que, al mismo tiempo, rezumen evangelio. Que vengan a los aparatos curiales a servir y no a ser servidos y a servirse del cargo para medrar.

Y para que sus propósitos no se queden sólo en grandes palabras, el Papa concreta más. ¿En qué se les notará a los curiales profesionales-servidores que quieren discurrir por el camino de la santidad? En que tendrán que ser humildes y buenos colegas. Y ¿cómo se demuestra eso? Haciendo “objeción de conciencia a los chismorreos” y a las habladurías, el cáncer que corroe y envenena las relaciones entre los eclesiásticos. Uno de los grandes pecados del clero.

Ésos son los curiales que quiere el Papa, para que su Curia deje de ser “una aduana burocrática, controladora e inquisidora”.

Le queda tajo al Papa de la primavera. Los ‘lobbys’ no se lo pondrán fácil. Pero a Francisco, el barrendero de Dios, no le tiembla el pulso y sabe cuál es una de sus misiones: limpiar la Curia. ¡Qué cunda el ejemplo!

José Manuel Vidal
Director de Religión Digital
Publicado en: El Mundo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Amazonia, un motivo para el optimismo

Buenas noticias desde el Amazonas.Desde el vertido de petróleo en el Golfo de México hasta la incapacidad de EE UU para aprobar una ley sobre el clima, pasando por la

Leer más

Reflexiones de mentes brillantes

Cuando los científicos se convierten en ‘showmen’. Una empresa privada reunió en Málaga a 24 cerebros en diferentes materias en el I Congreso de Mentes Brillantes. Eduardo Punset habla al

Leer más

El Coeficiente intelectual de las mujeres es mayor que el de los hombres

Otra teoría es que las mujeres siempre han sido ligeramente más inteligentes, pero hasta ahora no habían mostrado todo su potencial debido a la preeminencia social del hombre.

Leer más

Global Humanitaria. Una apuesta por la educación

Las principales problemáticas a atajar han sido las dificultades de acceso a la educación primaria por falta de escuelas próximas o por dificultades de las familias para hacer frente a los gastos que ocasiona la escolarización.

Leer más

Manuel Valls, español de nacimiento, el político más popular de Francia

Por encima del presidente de la República, François Hollande, y del primer ministro, Jean-Marc Ayrault.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario