El premio Nobel de la Paz es un llamamiento a la solidaridad de los ciudadanos

El premio Nobel de la Paz es un llamamiento a la solidaridad de los ciudadanos

El llamamiento de Oslo a Europa.
El Nobel de la Paz concedido a la UE constituye un llamamiento doble: a los dirigentes europeos, para que salven a una Unión varada; a los ciudadanos, para que den muestras de solidaridad, en un momento en el que la crisis pone en peligro el modelo social europeo, escribe el filósofo alemán.

La Unión Europea recibe el premio Nobel de la Paz precisamente ahora, cuando sufre la crisis más grave de su historia. En la exposición de sus motivos, el Comité del Nobel la felicita por “haber contribuido a que la mayor parte de Europa pasara de ser un continente en guerra a un continente en paz”.

Está claro que nos habría costado imaginar otros motivos para justificar la concesión de un premio Nobel de la Paz.

Sin embargo, las circunstancias de la crisis actual arrojan una luz especial sobre el significado de este Nobel, o más concretamente, sobre las repercusiones que esta decisión puede tener en la situación actual de la Unión.

Personalmente, interpreto la concesión del premio Nobel de la Paz a la UE en su momento de mayor debilidad como una súplica dirigida a las élites políticas europeas, esas mismas élites que vemos cómo se comportan hoy ante la crisis sin valentía o sin visión alguna.

Más allá de los antagonismos históricos
Este premio Nobel de la Paz comunica claramente a los Gobiernos que hoy dirigen los países miembros de la unión monetaria que tienen que ir más allá de los límites de su sombra nacional y que por lo tanto es necesario hacer que el proyecto europeo avance. Este mensaje se repite claramente en al menos tres ocasiones en el propio texto del llamamiento. El Comité del Nobel comienza elogiando la reconciliación y la construcción de la paz en Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

A continuación, el texto menciona los esfuerzos de construcción y de fomento de la democracia y de la libertad, así como los procesos de liberalización que inició la Unión Europea en los años ochenta para Grecia, España y Portugal, similares a los de los años 1989 y 1990 dirigidos a los países de Europa Central y Oriental, que más tarde formarán parte de la Unión. Unos esfuerzos que Europa debe desplegar y movilizar en los Balcanes.

El Comité del premio Nobel alaba la valentía que tuvo Europa para superar los antagonismos históricos y para conseguir el éxito civilizador que constituye la ampliación de la Unión Europea, que algún día deberá incluir a Turquía.

La Europa de los ciudadanos

Pero eso no es todo. Hay que llegar a la tercera razón del Comité para encontrar la ironía que rige la concesión de este premio Nobel de la Paz a la UE. El Comité del Nobel hace referencia a la crisis económica que, en los países miembros de la eurozona, es la causa “de gran malestar y de tensiones sociales considerables” y que empuja al borde de la ruptura a una Europa que sufre la debilidad de sus líderes.

Lo que está en juego, si se lee bien el texto, es el tercer principal logro de la Unión, es decir, su modelo social, basado en el Estado del bienestar.

Actualmente, nosotros, los europeos, insistimos en permanecer inmóviles y en silencio en el umbral de una Unión de dos velocidades.

Por ello también interpreto la decisión de conceder el premio Nobel de la Paz a la Unión Europea como un llamamiento a la solidaridad de los ciudadanos, que deberán decir qué tipo de Europa desean tener.

Sólo la profundización de las instituciones en la “KernEuropa”, el núcleo duro europeo, permitirá domar un capitalismo que se ha vuelto incontrolable y detener el proceso de destrucción interno de la Unión.

Jürgen Habermas
Es un filósofo y sociólogo alemán, conocido sobre todo por sus trabajos en filosofía práctica. Gracias a una actividad regular como profesor en universidades extranjeras, especialmente en Estados Unidos, así como por la traducción de sus trabajos más importantes a más de treinta idiomas, sus teorías son conocidas, estudiadas y discutidas en el mundo entero. Habermas es el miembro más eminente de la segunda generación de la Escuela de Frankfurt y uno de los exponentes de la Teoría crítica desarrollada en el Instituto de Investigación Social. Entre sus aportaciones está la construcción teórica de la democracia deliberativa y la acción comunicativa.

Fuente: LA REPUBBLICA ROMA-Presseurop

Leer más:

Nobel de la Paz polémico

Mapa de los Nobel

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La revolución del ciclismo: 8 movimientos sobre las bicicletas que cambian el mundo

La bicicleta cumple 201 años el presente 2018, mucho tiempo desde que el primer ciclista empezara a pedalear cauteloso. En la actualidad, existen, por ejemplo, casi 1.000 sistemas para compartir

Leer más

El padre de Mafalda agasajado en el Congreso argentino

El autor de Mafalda fue reconocido por su vida y su obra. Lo acompañaron su familia, sus amigos y sus lectores.

Leer más

El coche polivalente más asequible jamás creado

Lo que hace verdaderamente excepcional al Renault KWID es su bajo precio de venta. Esto se debe al abaratamiento de los costes de producción, ya que entre otras cuestiones, el modelo utiliza la plataforma CMF-A, fruto de la unión entre Renault y Nissan, lo que ha supuesto un ahorro del 50% en su desarrollo cifrado en un coste total de 424 millones de euros.

Leer más

Comienzan los juegos olimpicos 2012

Los deportes en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 estarán conformados por 26 deportes divididos en 35 disciplinas.
El mundo entero se paralizará para ver en acción a los diferentes deportistas que buscarán alcanzar la gloria en su respectiva disciplina.

Leer más

Turín, la futura ciudad vegetariana

Se trata de un pequeño paso para el cambio que trata de concienciar a los ciudadanos de la importancia de una buena alimentación así como de los efectos negativos para la salud y el medio ambiente debido la excesiva producción de carne.

Leer más
Escribe uncomentario

3 Comentarios

Añadir un comentario