La risa nos puede salvar

La risa nos puede salvar

¿La receta para mejorar el espíritu y el organismo? 30 minutos de risa.
«La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano» decía Víctor Hugo. Pero hoy no parece que estén los tiempos para la risa. Es más: Cada día se ríe menos. Hace 50 años reíamos una media de 15 minutos al día. Ahora el tiempo se ha reducido a 5. Estamos, por tanto, muy lejos de la dosis diaria de buen humor, que los expertos del Instituto Riza de medicina psicosomática calculan en al menos media hora.

Las ventajas de una buena risa liberatoria es casi una panacea para el espíritu y también para el organismo: El estrés disminuye, el sueño mejora mejor; y corazón, hígado y pulmones están mejor también cuando nos divertimos. Tan importante es la sonrisa para el bienestar que se realizan incluso cursos universitarios, caso de la Sorbona, para aprender a exteriorizar la parte más divertida del carácter.

El Yoga de la Risa combina la risa incondicional con la respiración profunda
El entrenamiento para la risa es posible siguiendo igualmente clases de Yoga de la Risa (Hasyayoga), practica que combina la risa incondicional con la respiración profunda. La ideó el médico indio Madan Kataria, quien en 1995 creó el primer Club de la Risa. «Hoy cuenta con millones de seguidores en 75 países del mundo», según Laura Toffolo, fundadora de la asociación nacional yoga de la risa con sede en roma y con más de 40 locales en Italia, donde se ofrecen sesiones siempre gratuitas, además de seminarios y cursos.

«Reír nos salvará»
«El reír nos salvará la vida, está demostrado clínicamente», asegura al «Corriere» el director del departamento de Neurociencia del hospital Fatebenefratelli de Milán, Claudio Mencacci.

Sus argumentos son contundentes: Las personas positivas tienen más capacidad de lograr éxito en la vida profesional y social. Reír estimula las defensas inmunitarias, creando la inmunoglobulina A, produce adrenalina, dopamina (la hormona del placer, el neurotransmisor que nos permite tener más iniciativas y seleccionar repuestas positivas). Y al mismo tiempo activa un mecanismo de liberación de endorfina y de encefalinas (nuestras drogas naturales)».

En definitiva, hay que entrenarse y buscar motivos para reír más, porque, como dice un proverbio japonés, «el tiempo que pasa uno riendo es tiempo que pasa con los dioses».

Ángel Gómez Fuentes
Publicado en: ABC

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El declive de la violencia en el mundo

Steven Pinker explica cómo a pesar de los conflictos bélicos actuales de Irak, Afganistán, Siria, Dafur o el terrorismo que se vive en numerosos países, la violencia ha disminuido con respecto a otras épocas del pasado.

Leer más

La tecnología tiene que ser simple y humana

La antropóloga de Intel Genevieve Bell persigue la integración de la tecnología en los humanos sin que se perciba.

Leer más

La desición de Guardiola

Debemos aprender de lo que él nos ha dejado.

Leer más

Escuchando en colores

Un gran número de científicos y expertos estudian e investigan hoy en día en qué medida una parte de la sinestesia es de origen genético y otra parte es aprendida.

Leer más

Los jóvenes americanos se implican en la robótica

La cantera americana de la robótica, o los ingenieros del mañana, se forjan a raíz del campeonato de robótica F.I.R.S.T. (Para la Inspiración y el Reconocimiento de la Ciencia y la Tecnología).

Leer más

Añadir un comentario