Apostar por un nuevo amanecer

Ahora, toca apostar.
Opinión de Jorge Dobner.
Los jóvenes del movimiento 15 M y los votantes del último 22 M en España tienen algo en común: todos se sienten traicionados..
Zapatero sigue alejado de la realidad y Rajoy calla su programa oculto porque el gobierno actual le está haciendo toda la tarea sucia para que cuándo el llegue, lo más impopular ya este hecho.
Zapatero no fué coherente con su ideología, con sus promesas y eso, se paga.

Pero no todo es culpa de Zapatero.
La crisis que nos cayó aquí y allá a partir del 2008 y aunque algunos lo escondan, fué y es una crisis global.
En el inicio, algunos como Sarkozy y Zapatero sacaron pecho y prometieron cosas como regular los mercados, combatir los antros de corrupción de los paraísos fiscales, evitar los recortes sociales, etc, etc.

Pronto la realidad los convirtió, o se dejaron convertir, en ositos de peluche al servicio de los grandes intereses financieros que dictan a los gobiernos elegidos por las mayorías, el guión de lo que hay que hacer.
Y por si fuera poco, los grandes imperios financieros y mediáticos siguen aconsejando que gente como Zapatero continué para así terminar la faena.
Nadie mejor que un socialista para hacerlo.

La realidad es que Zapatero fallando y Rajoy callando, se convierte en el adalid de los más favorecidos. Es el mundo al revés.

Pero hay un pero, el mundo avanza a ritmo vertiginoso para lo malo y para lo bueno.
Las redes sociales y los medios de comunicación que les van detrás, nos van mostrando una nueva realidad: la gente se siente indignada, quiere hacerse oír y comienza a salir a la calle.

Los indignados, que no son sólo los que están en las plazas, tenemos que seguir despertando y lograr que frente a la globalización de los mercados, del modelo berlusconiano de la corrupción que se extiende y del poder de nuestros nuevos gobernantes-mercados no elegidos, logremos globalizar también la indignación positiva al resto del mundo reclamando a los políticos que hemos elegido que gobiernen para quienes los votamos, que cumplan con su propuestas y sean coherentes.

Algunos se quejan de falta de propuestas concretas de los indignados pero no se quejan de la falta de propuestas de los que nos gobiernan. Otros más positivos, estimulan a los indignados a seguir protestando y apuestan a que algo nuevo salga de todo este movimiento.

Ahora, hay que pasar de la traición al cambio positivo, de las plazas a las propuestas concretas porqué todo acto de resistencia y protesta, tiene que ir acompañado de una visión positiva de lo que se quiere.

Jóvenes indignados, votantes cabreados y todos traicionados ya no tenemos más que perder.
En la oscuridad ya estamos, ahora toca apostar por el amanecer.

Jorge Dobner
Director de En Positivo.