Vacaciones cooperando en microproyectos

Microproyectos de cooperación, ‘vacaciones’ para los voluntarios.
Los micropoyectos para el desarrollo que muchas de ONG han preparado con esmero durante todo un año están a punto. La ansiada ayuda que muchos países reclaman continuará otro año más con los voluntarios, que saben que su ayuda nunca sobra en muchos, tal vez demasiados, rincones del mundo.

A menos de dos meses para la partida aérea y dentro del Año Europeo del Voluntariado y de múltiples acciones complementarias en España y el mundo, el responsable de comunicación de la ONG AIPC Pandora , Antonio Santos, explica cómo se llenarán esos recovecos donde “cualquiera” puede ayudar de manera desinteresada con su trabajo como arma principal.

¿Qué es un microproyecto?
La principal acción de cada verano es el microproyecto, un viaje de tres semanas en grupos en los que el voluntario realiza todo el trabajo dentro de una ONG local en los meses de verano. En las tres semanas de duración el proyecto va creciendo y se retoma en los siguientes años. Así, el voluntario se convierte en una pieza social que “posibilita mejoras en los países de acción”, explica Santos.

“El destino elegido -dentro de una oferta limitada- es cuestión de la persona porque sabe por qué desea un proyecto concreto. Lo importante es ir con ganas. Nosotros sólo ofrecemos el cómo y el dónde hacerlo”, comenta el responsable de comunicación de Pandora.

Lo positivo de la experiencia se nota en las ganas de volver en las sucesivas campañas. “Entre el 50% y el 60% repiten en ediciones futuras porque es una experiencia única”, comenta Santos. También explica que este programa surgió en Pandora en 2008, con sólo 15 plazas. Hoy hay más de 200 con 14 destinos. Una muestra de la creciente demanda, tal vez, por una mejor información.

Esta experiencia, vital y humana, “permite conocer el país desde dentro y a las personas que dan sentido a su cultura”, recuerda Santos de sus años, que aún continúan, como voluntario.

Una acción que ayuda a todas las partes
“El voluntario aporta en cada país una visión general del mundo además de su trabajo”, dice Santos a la vez que habla de esa concepción global que allí desconocen. Pero no sólo obtienen beneficios las personas más necesitadas, ya que los que ayudan reciben premios inmateriales de las comunidades objeto de microproyectos y cambian: “Vuelven relativizando los problemas de otra forma porque se dan cuenta de que las necesidades básicas están cubiertas en Occidente”.

Un premio de nacimiento que Santos asemeja con la Lotería: “Nacemos con un plato de comida, zapatos, educación… algo que el 80% del mundo no tiene y te hace ver la suerte de nacer aquí”.

Lo único que hay que hacer para colaborar es desearlo porque “cualquiera puede ser voluntario si tiene ganas. No hay un perfil concreto”, afirma Santos mientras resalta que la gente piensa que deben ser enfermeros o profesores, pero “en la mayoría de proyectos no hay problemas si se quiere vivir esta experiencia que en Pandora no es paternalista”.

¿Por qué el voluntario debe pagar su participación?
La pregunta eterna de quien se plantea ser voluntario suele ser ¿por qué además de mi tiempo debo de pagar? Santos, que también se la hizo, responde con números: “Las ONG con las que colaboramos no pueden pagar la estancia y nos pasan un presupuesto. Eso es 1/3 del coste, luego los gastos de la ONG, que llevamos desde septiembre, y el curso de formación para el microproyecto”.

Esos son los destinos de un dinero que suele rondar los 1.000 por persona y que “nunca podría aportar la ONG local. Si no, ese proyecto no se desarrollaría”, destaca Santos.

2011, Año Europeo del Voluntariado
Más de 100 millones de voluntarios europeos están de celebración. Es su año y así lo ha reconocido la Unión Europea en 2011. Los datos hablan de un 30% del total de europeos que ayudan a los demás “en un mundo globalizado e interconectado que aglutina a personas dispares, tal y como sucede en Europa”, recalca Santos.

“Por eso, este año es un reconocimiento a la gente que tiene ganas de cambios y también a las entidades que trabajamos con el corazón”, continúa el responsable de comunicación de Pandora, qué, a través de este gesto comunitario, considera que “se le da mayor relevancia a lo que hacen las ONG”, múltiples acciones dispares pero siempre con la ayuda, aquí o allá, de fondo.

Miguel Fernández
Fuente: El Mundo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

España, la mallorquina Carme Riera gana el Premio Nacional de las Letras 2015

La mallorquina Carme Riera, escritora bilingüe que ha publicado casi toda si obra de ficción en catalán, ha ganado el Premio Nacional de las Letras que concede el Ministerio de

Leer más

El Espacio Natural de Doñana incluida en la Lista Verde de mejores áreas protegidas del mundo

El Espacio Natural de Doñana ha sido incluido por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en la Lista Verde de las áreas protegidas mejor conservadas.

Leer más

Cambiar los pensamientos, cambiar de vida

Si esperamos que la felicidad se cuadre en función de las acciones de los demás, nos estamos equivocando. Es responsabilidad nuestra. Hemos de ser muy concientes de que la felicidad proviene de lo que tenemos dentro y de nuestra forma de enfocar las cosas, y no de cómo sea lo que nos rodea.

Leer más

Y los jóvenes salieron a la calle

  El 15 -M sacude el sistema Ni Ni-Nis, ni violentos, ni ciudadanos solo a golpe de ratón. Jóvenes concienciados con las libertades civiles se levantaron para encabezar una protesta

Leer más

Un diario cierra su edición digital y se queda sólo en Facebook

El periódico que solo está en Facebook. Rockville Central decide abandonar su edición digital para enfocar su actividad periodística en la red social. La apuesta de los medios informativos por

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario