Entender que está pasando en España

Son de izquierdas.La diferencia fundamental entre un banco y una caja de ahorros era hasta ahora que el banco era una empresa con afán de lucro y la caja, no. El banco reparte los beneficios entre sus propietarios, mientras que la caja devolvía a la sociedad los réditos de sus ahorros. El Gobierno izquierdista de José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido que por el bien de todos, las cajas de ahorros deben dejar de existir o transformarse en bancos. La incógnita es si la decisión del Gobierno español –suponiendo que lo haya decidido el Gobierno español– es un acto de responsabilidad que le honra o forma parte de una gran tomadura de pelo.Ahora resulta que ser de izquierdas consiste en repartir entre los accionistas de los bancos lo que las cajas de ahorros dedicaban a obra social. Y en el ínterin, el Gobierno se va a pulir 20.000 millones para que los bancos puedan quedarse, previamente saneadas, las cajas de ahorros que están entrampadas. Por cierto que las más entrampadas son las que han caído en manos de gestores tan progresistas que en su afán redistributivo y amparados en sus diputaciones provinciales, han dedicado lo que correspondía a obra social a otros fines menos románticos… En fin, que lo progresista es hoy destinar el poco dinero que queda a los bancos. Rescatar entidades financieras con dinero público es un tranquilizante carísimo, pero el único que es capaz de calmar a los mercados más histéricos… durante unas semanas.Y bueno, de izquierdas es también ahora congelar las pensiones, retrasar la edad de jubilación y computar en la paga de retiro los años en que el trabajador cobra menos. Se supone que también fue en un arranque de progresismo que el Gobierno decidió por primera vez en la historia bajar el sueldo a los empleados públicos… Todo esto puede parecer muy demagógico, pero algú ho havia de dir, porque la izquierda no para de meter miedo con la derecha y trata de reaccionarios a los escépticos que no ven la diferencia.Ahora mismo tenemos dos ejemplos estupendos con José María Aznar y Felipe González. Con lo que cobran como ex presidentes podrían dedicarse plenamente a tareas humanitarias, pero ambos han preferido asesorar a proveedores de energía, que pagan mejor que Intermón/ Oxfam. La diferencia entre Aznar y González es que el ex líder del PP trabaja para Murdoch, que, para entendernos, es uno de los suyos. El ex líder del PSOE, en cambio, asesora a su amigo Slim, el mexicano, que es como la madre Teresa de Calcuta pero exactamente al revés… Habrá quien sostenga con razón que los socialistas no son de izquierdas de verdad. Bien, la izquierda de debò está intentando en Catalunya una conquista social tan urgente como que la gente pueda pasear desnuda por la calle sin que la multen.Jordi BarbetaPublicado en: La Vanguardia

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

One Young World, planes de acción tangibles para un cambio positivo

La idea de los organizadores es que, inspirados por importantes personalidades, los jóvenes se escuchen mutuamente y lleven ideas a sus países para lograr pequeños-grandes cambios en sus comunidades.

Leer más

Wikipedia galardonada como ejemplo de cooperación internacional

La enciclopedia virtual Wikipedia, que contiene más de 37 millones de artículos escritos en 288 idiomas por voluntarios de todo el mundo, ha sido galardonada este miércoles con el Premio

Leer más

Chile, un obispo asume el rol de mediador para poner fin al conflicto entre el gobierno y los ex presos políticos

El obispo Alejandro Goic, asumió el rol de mediador para permitir la reapertura de las negociaciones entre el gobierno y los ex presos políticos que se encuentran desde hace 22

Leer más

El “viagra” femenino ya se puede comprar en las farmacias de EE.UU

El “viagra” femenino, el Addyi, puede ser comprado en las farmacias de Estados Unidos desde mediados de octubre. Es comercializado por la firma Sprout Pharmaceuticals Inc, tiene un costo de

Leer más

La revolución pacífica que sacó al presidente de Guatemala

Una tarea conjunta a nivel institucional y de sectores de la sociedad, cuya presión forzó la caída del presidente Otto Pérez Molina. Una mayúscula investigación de la justicia de Guatemala

Leer más

Añadir un comentario