Un sistema de control por voz para el coche

El coche conectado.Una de las características más interesantes del Kindle es su conexión permanente a través de redes de telefonía móvil. Es posible descargar un libro en 60 segundos o consultar la Wikipedia (en la versión estadounidense) desde cualquier lugar con cobertura. Todo en un dispositivo de 269 dólares y sin cuotas mensuales, en parte porque el dispositivo no permite descarga intensiva de datos, o navegar por la web de forma convencional.Si esto se puede implementar en un producto tan económico, ¿por qué no en un coche de 16.000 euros? Si Internet está en el salpicadero, hoy en día, es gracias a los teléfonos móviles y a algunos GPS avanzados, pero esta solución no es más que un parche mal puesto y muy limitado. Es el coche el que tendría que ser capaz de acceder a la red y convertirse en un punto de acceso mediante WiFi para los dispositivos del interior, no al revés.Este año, en el CES de Las Vegas, uno de los discursos de inauguración correrá a cargo de Ford. La compañía ya ha trabajado con Microsoft en el desarrollo de SYNC, un sistema de control por voz para el coche que funciona realmente bien. Se puede hablar con el vehículo para pedir que ponga las canciones de un artista determinado, lea un mensaje de texto que haya llegado al móvil o incluso que responda con algunas respuestas automáticas como “Estoy conduciendo, te llamo cuando pueda parar”.Algunos modelos también incluyen servicios de alerta de tráfico y tiempo y la posibilidad de usar SYNC como elemento de seguridad, llamando a emergencias en el momento que detecta una colisión o como servicio de localización. SYNC es un servicio “extra” que cuesta unos 400 dólares cuando se compra el coche, pero al igual que Kindle no requiere un pago mensual.Este año se espera que Ford lleve el concepto más allá y añada a SYNC la posibilidad de compartir la conexión con ordenadores o teléfonos que vayan en el interior del coche. Read Write Web tiene algunos detalles, aunque no está claro cómo se comercializará. Es probable que para acceder a esta función, que presumiblemente utilizaría un gran volumen de datos, sí haya que apuntarse a un plan mensual de operadoras de telefonía (¿otro más? Y van…) .Ahora bien, una conexión ilimitada de datos, en EE.UU, sale por unos 30 dólares al mes, es decir, 360 dólares al año (y el coste para la operadora tiende a bajar cada año), ¿no podría incluir el precio del coche una auténtica conexión permanente, aunque estuviera limitada en velocidad en función de cuotas? ¿No sería fantástico que su próximo coche estuviera, de verdad, conectado sin tener que negociar usted con la operadora de turno?Publicado en: El Mundo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La imparable sociedad de la información

El salto a lo digital es imparable

Leer más

Los mejores edificios del siglo XX

Los mejores arquitectos eligen los mejores edificios del siglo XX. A los arquitectos les gusta más el Guggenheim de Bilbao que el de Nueva York. O lo que es lo

Leer más

Batalla ideológica sobre el clima

La ciencia responde a la polémica del ‘Climategate’.La revista Nature, considerada junto a Science como la ‘Biblia’ de la comunidad científica, se ha lanzado a la arena de la batalla

Leer más

La arquitectura verde gana terreno

Un huerto en la autopista.La arquitectura verde o sostenible gana terreno en la planificación urbana. En megalópolis de todo el mundo se desmontan autovías para crear zonas verdes. Pero no

Leer más

Los chinos desarrollan el autobús del futuro

El autobús del futuro.China ha decidido llevar a cabo un proyecto pionero presentado en la 13ª Exposición Internacional de Beijing de alta tecnología, celebrada en mayo de este año. Se

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario