Vaclav Smil, el autor que inspira a Bill Gates

Vaclav Smil, el autor que inspira a Bill Gates

Con toda su grandeza la personalidades más influyentes no se encierran en sus egos sino que también admiran a otros semejantes. Como todo mortal los personajes célebres antes de serlo tuvieron sus ídolos, incluso después se dejaron inspirar por otras mentes igual de brillantes. Es el caso de Steve Jobs quien admiraba fervientemente a Bob Dylan y a Pablo Picasso porque ambos siempre “estaban arriesgándose a fracasar”, o el caso de Mark Zuckerberg que de niño tenía a Bill Gates como ídolo.

Precisamente Gates cuenta también con admirados autores de cabecera, entre los que destaca el checo-canadiense Vaclav Smil. Para muchos desconocido, este científico y analista de 74 años sigue con una actividad prolífica. Sin hacer apenas ruido ha producido docenas de libros en las últimas 4 décadas.

Smil trabaja a través de una serie de temas, incluidos los problemas ambientales de China y la transición alimentaria de Japón de las plantas a la carne. La prosa es seca, y rara vez vende más de unos miles de copias, pero a él poco le importa no ser un superventas.

Más bien autor de culto para profesionales, científicos, legisladores, ejecutivos y filántropos como Gates. No en vano la revista Foreign Policy también lo incluyó en su lista de los “100 pensadores más importantes del mundo” en 2010.

“Aunque no hace muchas predicciones, hace algo más valioso: explica el pasado”, comenta Gates “Ayuda a entender cómo llegamos a donde estamos, lo que dice algo sobre hacia dónde vamos. Yo estudio las historias de Smil para entender el futuro”.

Smil, apasionado erudito de la humanidad, tal vez el pensador más experto del mundo en materia de energía de todo tipo. En particular destaca su estudio sobre los combustibles que ha usado la humanidad a lo largo de la historia —madera, carbón, petróleo o gas natural— y cómo ahora está cambiando hacia fuentes que no emiten dióxido de carbono.

Convencido de la necesidad de reduir nuestra dependencia a los combustibles fósiles, sus tesis críticas no siempre han sido bienvenidas por la comunidad internacional. Quizás por su afán de derribar el status quo Smil exige más atención al presente y pasado para poder aprender de los errores, y al mismo tiempo mirar al futuro para afrontar con garantías las transiciones de energía.

Cristina Grao Escorihuela

Redaccción

Escribe uncomentario

0 Comentarios

Todavíano hay comentarios

Puedes ser el primero en comenzar una conversación.

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.