Un nuevo sistema tributario para una sociedad más justa

Un nuevo sistema tributario para una sociedad más justa

Los impuestos que el mundo necesita.
“El sistema fiscal del mundo necesita una importante revisión”, admite Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional España. Vivimos una era donde un puñado de gigantes tecnológicos y sus dueños son más poderosos y ricos que naciones enteras. Tiempos de exuberancia para los paraísos fiscales (unos 50 territorios entre listas negras y grises), el secreto bancario, el fraude y la elusión fiscal de las grandes corporaciones. Gran parte del mundo occidental zigzaguea una crisis que se aloja en el alma del Estado de bienestar.

La sostenibilidad de los sistemas públicos (pensiones, sanidad, educación) está atravesada por la fragilidad; el desempleo, en muchos países, es un drama y el universo de la robotización y la inteligencia artificial amenaza a los trabajadores. Y el alba despunta sombría.

El empleo será uno de los bienes más escasos de mundo y todo aquello que parecía tan sólido cederá. “A pesar de que el PIB está alcanzando el nivel más alto de su historia en muchas naciones, a la gente se le dice que la atención básica, esa misma que se daba por supuesta cuando las economías en general eran bastante más pequeñas, ya no estará disponible”, reflexiona Charles Enoch, director de Economía Política de los Mercados Financieros del St. Antony’s College de la Universidad de Oxford.

El sistema tributario actual resulta incapaz de captar los recursos públicos que necesita el mundo. Las causas de este fracaso quizá se hallan en aquellas palabras del economista ­John Kenneth Galbraith (1908-2006) cuando advirtió sobre “la opulencia privada y la miseria pública”.

“La enorme complejidad de las operaciones globales de las multinacionales, junto a la voluntad de las big four [KPMG, PwC, ­Ernst & Young y Deloitte] de crear y vender estructuras que separan la tributación de las ganancias de los lugares donde de verdad se desarrolla la actividad de la compañía, ha llevado a una situación en la que incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce que las normas de la OCDE no sirven a su propósito”, observa Alex Cobham, director de Tax Justice Net­work, un grupo de activistas que denuncian los abusos del sistema impositivo internacional. Sus expertos han echado cuentas.

La elusión fiscal de las multinacionales deja unas pérdidas de 500.000 millones de dólares al año en el planeta e ilumina las luces rojas.

La Asociación Internacional de Abogados (IBA, por sus siglas en inglés), quizá la voz más importante de los juristas del mundo, califica estas añagazas tributarias como una vulneración de los derechos humanos.

Leer más: El País

  Categories:
ver mas artículos

Noticias recientes

El Dalai Lama lleva la felicidad al plan de estudios de las aulas

En un mundo tan competitivo en que se prioriza la consecución de objetivos, en algunos casos los seres humanos nos olvidamos de vivir como personas para convertirnos en autómatas. Pero

Leer más

Vaclav Smil, el autor que inspira a Bill Gates

Con toda su grandeza la personalidades más influyentes no se encierran en sus egos sino que también admiran a otros semejantes. Como todo mortal los personajes célebres antes de serlo

Leer más

José Mújica reivindica el cumplimiento de los derechos humanos al acoger migrantes

Las tensiones migratorias en Europa a causa del barco ‘Aquarius’ pone de nuevo el foco en la necesidad de un verdadero consenso en política comunitaria y solidaria. Italia rechazó que

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Todavíano hay comentarios

Puedes ser el primero en comenzar una conversación.

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.