La “revolución” de los jóvenes contra las armas de fuego

La “revolución” de los jóvenes contra las armas de fuego

Skyler tiene solo 12 años y una pregunta tan demoledora como habitual para muchos menores en Estados Unidos, un país donde las escuelas no están libres de la plaga de la violencia de armas de fuego que, según datos de la Brady Campaign, cada día dejan en el país 96 muertos (34 de ellos en homicidios) y otras 222 personas heridas: “¿Soy la siguiente?”

Skyler, no obstante, no tiene solo ese miedo, escrito en letras negras sobre una cartulina amarilla. También tiene la conciencia, pese a sus pocos años, de que quiere dejar de tenerlo, “por mí, por mis amigos y por mi familia”. Y por eso este sábado, tras viajar desde Virginia con su padre y su novia y su abuela, ha sido una de las cientos de miles de personas que ha llenado la Avenida Pensilvania de Washington DC para participar en en la Marcha por nuestras vidas, una gran manifestación organizada por los estudiantes del instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland (Florida), escenario de la última gran masacre escolar de un país tan acostumbrado a ellas que parecía anestesiado.

La protesta, apoyada por cerca de 800 manifestaciones y actos de solidaridad en otros puntos del país y del planeta, ha sido un éxito de convocatoria que apunta a la salida de ese letargo. Constata el potencial del movimiento a favor de un mayor control y regulación de las armas de fuego que los adolescentes de Parkland han logrado poner en marcha, una marea que ya está teniendo más efectos prácticos que otras reacciones anteriores a masacres en tiroteos escolares como Columbine o Newtown. Y cuando Cameron Kasky, uno de los adolescentes de Parkland, ha gritado desde el escenario central en Washington “’bienvenidos a la revolución”, no se ha sentido que exageraba.

Leer más: El Períodico

Escribe uncomentario

0 Comentarios

Todavíano hay comentarios

Puedes ser el primero en comenzar una conversación.

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.