Viernes 18 de Agosto del 2017
Google+ Pinterest

La felicidad influye en nuestra salud


En muchas ocasiones hemos visto cómo artistas, cantantes, deportistas o figuras mediáticas influyentes caían en la depresión, no eran felices y llegaban a enfermar o incluso al suicidio mientras, por el contrario, hay muchas otras personas que no llegan a tener la mitad de sus fortunas y viven de la manera más feliz y saludable.

Claramente hay un vínculo que científicos e investigadores llevan décadas tratando de resolver. El equipo de profesionales de la Universidad de Harvard ha trabajado desde 1938 en el proyecto conocido como Grant Study, una de las investigaciones más largas para estudiar el comportamiento de vida de un mismo grupo de hombres.

Con el paso de los años, los científicos iban evaluando los detalles sobre la salud física y emocional de estas personas al mismo tiempo que su empleo, estilo de vida y entorno social buscando el vínculo con la felicidad. Finalmente, los resultados concluyeron en que las personas que mejor estilo de vida llevaban eran al mismo tiempo las más saludables. Mientras los más felices y saludables poseían unas fuertes relaciones sociales basadas en emociones y sentimientos, las personas menos sociales o más cerradas a los sentimientos tenían un estado algo menos saludable.

Ahora, un nuevo estudio publicado hace tan solo unos días en Applied Psychology: Health and Well-Being, ha continuado la investigación entre la salud y el bienestar subjetivo de las personas encontrando un vínculo que reafirma la relación de la salud con la felicidad de las personas.

Edward Diener, profesor de psicología en la Universidad de Utah y autor del reciente estudio ha explicado la nueva y más reciente teoría:

Las personas que mejor se sienten, más felices y mejor consigo mismas tienden a cuidarse más y seguir un estilo de vida más saludable.

De este modo, el hecho de que alguien lleve un estilo de vida saludable incluye la buena alimentación, las horas de descanse necesarias o las actividades deportivas, mejorando al mismo tiempo su salud, evitando problemas cardiovasculares, inmunológicos, hormonales o inflamatorios.

Además, aunque no han querido confirmarlo aún, los investigadores empiezan a ver una conexión de la felicidad y la salud con el bienestar psicológico y el envejecimiento.

El mismo Edward Diener tiene claro y espera que el resultado de su estudio sea acogido por los médicos con el objetivo de tratar las emociones positivas de los pacientes y no solo las negativas, pudiendo así ser más precisos y lograr una fiabilidad del 100%.

Mientras tanto podemos estar seguros de que un estilo de vida centrado en la felicidad, el bienestar personal, el disfrute de la vida y lo que tenemos cada uno pueden ayudarnos a tener una salud mucho mejor, así como un buen físico y tranquilidad emocional.

Aiste Bereckyte
Redacción

Leer más:
Cómo construir una vida plena. Lecciones del estudio más largo sobre la felicidad.
Hygge, el secreto danés de la felicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *