Lunes 23 de Octubre del 2017
Google+ Pinterest

Periodismo de soluciones, en busca de un mundo mejor. Jorge Dobner


Revisitar la obra de Karl. R. Poppper, uno de los filósofos de la ciencia más destacados de. s. XX, es comprender que su forma de  percibir el mundo no ha perdido un ápice de vigencia.
El imprescindible ‘En busca de un mundo mejor’ ya ponía el acento allá por los años 90 en los cambios enormemente positivos de la sociedad mundial: reducción de los índices de pobreza, caída de muchos dictadores, liberalización de los sistemas penales…si bien el filósofo entendía que la lucha en la consecución de una mejor calidad democrática y sociedad abierta no había terminado.

En un paso más lejos ‘La responsabilidad de vivir’ invitaba al optimismo de un futuro no predeterminado, sabiendo que cada individuo tiene la capacidad de influir y contribuir a crear un mundo mejor.

El relato del filósofo que fue testigo y víctima del totalitarismo y tuvo que huir de su Austria natal amenazado por el ascenso del nacionalsocialismo para encontrar la libertad en Gran Bretaña. El anciano de 92 años que murió siendo testigo de una increíble evolución histórica y se sabía en parte comprometido desde su ámbito filosófico.

Aunque no tan publicitada, su obra de trascencencia casi atemporal resuena con fuerza. Entendiendo su mensaje, desde la parte de responsabilidad que me compete en el ámbito periódístico, la construcción de ese mundo mejor también comienza cambiando la forma en que hablamos sobre ello.

De la realidad de cómo hoy vivimos, de cómo – a pesar de seguir luchando – ha mejorado la vida en todos los aspectos, y en coherencia dar la oportunidad a contar historias de soluciones.

Son cada vez más los profesionales que se adhieren a este enfoque, al tiempo que constatamos el surgimiento de nuevas plataformas que operan a nivel global para dar respuesta a los problemas sociales, económicos y medioambientales.

El Periodismo de Soluciones constituye un fenómeno global que motiva a los medios en el mundo un compromiso más profundo con los desafíos actuales. Valorando que nuestra profesión no se limita únicamente a informar sobre los problemas sino que también debemos arrojar luz sobre las diversas iniciativas con visión de futuro.

Una noticia puede inspirar la esperanza, acción y cambio, cuando los medios de comunicación comparten historias sobre soluciones innovadoras y concretas acerca de los problemas del mundo otorgan un sentido más elevado a su trabajo, logran un impacto positivo.

Sabemos que nuestro mundo tiene retos constantes pero no es menos cierto que hoy las herramientas para avanzar se multiplican por cada minuto que pasa. En este punto el periodismo de soluciones complementa una perspectiva integral de la información; favoreciendo el debate en un tono constructivo y al mismo tiempo impulsando la proactividad ciudadana.

Desde sus orígenes y larga perspectiva el periodismo ha transcendido, pese a las dificultades, los cambios de época, avances sociales y tecnológicos. Esta última era digital dominada por un colosal salto tecnológico no sólo implica  reinventarse en la transmisión y formato, sino también en el modo de construir los contenidos. Los expertos en mass media y tendencias prevén que los cambios se acelerarán más incluso en los próximos 20 años.

Presumiblemente la audiencia ganará más protagonismo porque ya lo está haciendo. Los lectores tienen el poder de decisión, más variedad de medios al alcance e información a un sólo clic. También la tendencia de premiar una correlación entre lo que las organizaciones dicen y hacen, un sentido ético mayúsculo.

El periodismo de soluciones incorpora valores positivos inherentes que refuerzan el objeto de responsabilidad y tienen además una repercusión benéfica de quien lee, ve o escucha.

Este enfoque informativo da un salto cualitativo a nuestra profesión por su capacidad de transformar realidades, encontrar el mundo mejor del que hablaba el maestro.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
La evolución positiva de nuestro mundo
La realidad En Positivo
Desmontando las verdades cambiadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *