Lunes 01 de Mayo del 2017
Google+ Pinterest

Los lugares turísticos más sostenibles en el mundo


En muchas ocasiones, el turismo acaba comercializando espacios naturales mediante la construcción de enormes hoteles paradisíacos, zonas de ocio y restaurantes atractivos para los turistas, produciendo el riesgo de perder la esencia y el encanto del espacio natural y cultural. Por este mismo motivo el sector turístico debe cuidar y limitar el turismo, respetando el entorno y el hábitat natural algo que se relaciona con el turismo sostenible.

Algunos países siguen conservando su encanto natural y promueven un turismo sostenible, siendo fieles siempre a la protección de su entorno natural y a las necesidades de sus habitantes:

Botsuana (África)

Entre Namibia y Zimbabue se encuentra este pequeño paraíso africano, un país con más animales que personas y con uno de los desiertos más grandes del mundo: el desierto de Kalahari. Una gran parte de este país se considera como territorio protegido y el turismo se adapta a la ley de las necesidades locales donde, ante todo, prevalecen los negocios de las comunidades tribales y sus beneficios internos.

Además, algunos de los lugares de Botsuana forman parte de la clasificación internacional de Green Destinations, siendo la delta del Okavango y la Reserva Selinda sus espacios naturales más protegidos y más impresionantes.

Canadá (América del Norte)

El turismo canadiense también tiene claro su objetivo de proteger los increíbles paisajes naturales que alberga. La ley federal de Canadá se basa en la sostenibilidad de sus espacios naturales, desde su preservación hasta la protección de su cultura indígena y el entorno rural.

Actualmente, el turismo canadiense contribuye con un 4,6% a la economía del país y se espera que aumente para 2015, según el informe del consejo mundial del turismo o World Travel and Tourism Council (WTTC).

Tres de sus destinos figuran en los favoritos de National Geographic: los parques nacionales de Kootenay y Yoho (Columbia Británica), y la península de Gaspé, en Quebec. Canadá también es parte de Green Destinations y además de los enormes espacios naturales, posee una fauna única, donde habita el oso Kermonde.

China (Asia)

Quizá a muchos les sorprenda, pero efectivamente, China es uno de los lugares que promueven el turismo sostenible y muy de cerca con la Organización Mundial del Turismo (OMT). Su territorio alberga algunos de los lugares únicos, de gran valor natural, ecológico y cultural, como es el caso de Yangshuo, una ciudad a las orillas del río Yulong, conocido por sus formaciones kársticas, o la ciudad de Changshu, famosa por sus impresionantes jardines. Junto a estas ocho ciudades se suman seis más, las que albergan observatorios de turismo sostenible de la OMT.

El turismo de China representa el 2,5% de su total economía, es parte de Green Destinations y sus observatorios son parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. China tiene el objetivo de llegar a ser el primer mercado turístico mundial por sus ingresos estimados para 2020.

Holanda (Europa)

El pequeño país europeo, también conocido como Países Bajos, es el que más destinos sostenibles alberga en la clasificación de Green Destinations. Está claro que su política ejerce en una gran parte sobre el medio ambiente y la sostenibilidad del país, cuyos ciudadanos optan por el reciclaje, por la alimentación ecológica y por las energías renovables.

Un ejemplo de su política sostenible es Ameland, la isla del archipiélago holandés que tiene como objetivo ser totalmente autosuficiente, utilizando las energías renovables al 100%.

Tanto el turismo urbano como el rural tiene un compromiso con las medidas de sostenibilidad, regulando las nuevas edificaciones y los espacios comerciales.

Chile (América Latina)

Sin duda alguna, Latinoamérica no puede faltar entre los destinos turísticos más sostenibles del mundo, y en este caso, Chile es el país que más se esfuerza en mantener y desarrollar su plan de sostenibilidad en el sector. Con el objetivo de preservar la biodiversidad y respetar su cultura indígena, el gobierno de Chile tiene un Plan Nacional de Desarrollo Turístico Sustentable que incluye ciertas medidas regulatorias y compromisos gubernamentales para la productividad, innovación y el crecimiento de un turismo sostenible en el país.

Además, el Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) entrega el Sello S como reconocimiento a las entidades turísticas privadas que cumplen debidamente con la promesa de sostenibilidad. Un ejemplo es la Isla Grande Chiloe, donde los beneficios del turismo se invierten en el negocio de la artesanía tradicional de la isla, o la localidad de Curacavi, en la región de Santiago, que combina el turismo con las costumbres y tradiciones de la región.

Este año 2017 es oficialmente el año del desarrollo de un turismo sostenible según la Organización Mundial del Turismo y, probablemente, a lo largo del año veamos nuevas medidas y nuevos países con un turismo prometedor.

Aiste Bereckyte
Redacción

Leer Más:
El impacto positivo del turismo para combatir la pobreza
El turismo colaborativo, una alternativa para viajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *