Domingo 24 de Septiembre del 2017
Google+ Pinterest

La mejor profesora del mundo de 2017


El trabajo de un profesor es una de las labores más influyentes en la vida y en la formación de los niños y por este mismo motivo, además de enseñar las diferentes asignaturas, el profesor tiene la misión de involucrarse y despertar el interés y la motivación de los más jóvenes.

Al igual que el mundo evoluciona y cambia continuamente los profesores deben actualizarse acorde con los acontecimientos y renovar sus técnicas de docencia. Desde hace ya tres años, se celebran los premios Global Teacher Prize, algo equivalente a los premios Nobel en el ámbito de la docencia.

La ceremonia tuvo lugar el pasado domingo en Dubai, donde se presentaron 200.00 aspirantes procedentes de179 países, con ganas de mostrar sus técnicas e innovaciones en la enseñanza. El premio consiste en un millón de dólares destinados a proyectos educativos para seguir cuidando la importancia de la buena educación y agradecer el trabajo de los mejores docentes del mundo.

La ganadora de esta tercera edición de Global Teacher Prize (2017) se llama Maggie MacDonnell, es una mujer canadiense de 37 años de edad que imparte clases aislada en una comunidad esquimal en Salluit, una localidad remota en el Ártico donde únicamente se puede llegar en avión.

Maggie MacDonnell, la actual mejor profesora del mundo se mudó hace más de un año a la remota localidad. Sabía que no sería nada fácil pero aun así se lanzó a la aventura y ahora sabe manejar correctamente todas las situaciones peligrosas que se cruzan en su camino tanto en la escuela como en la localidad, que apenas tiene 1.300 habitantes.

Adolescentes embarazadas, abusos sexuales, suicidios adolescentes o adicción a las drogas entre los jóvenes son algunos de los problemas más complicados con los que debe lidiar. Sin embargo, gracias a su buen humor y su involucración en el trabajo y con los alumnos hace posible llegar a una buena formación.

Maggie es una mujer dinámica, le gusta el deporte y apuesta por el aprendizaje por proyectos como su método de enseñanza. Su táctica consiste en proponer situaciones y casos reales a sus alumnos y, por otro lado, crear un ambiente seguro y agradable para que no abandonen sus estudios.

Uno de sus proyectos fue dirigido a las alumnas que habían abandonado la escuela para que regresaran de nuevo, pero esta vez a un lugar seguro y productivo. Para retenerlas, Maggie ideó un proyecto implicándolas en un trabajo para la comunidad, cocinando y preparando comida saludable para alimentar a los niños que pasan hambre.

“Tenemos un problema de mala alimentación, por desgracia hay muchos niños que vienen al colegio con hambre y eso afecta a su capacidad de aprender” afirmaba Maggie explicando la situación.

La profesora tiene una relación excelente con sus alumnos que además se pudo ver en la gala de los premios Global Teacher Prize gracias a sus acompañantes y a Larry, su alumno de 19 años, que subió con ella a recoger el premio y le dedicó unas bonitas palabras de agradecimiento.

Entre los finalistas había profesionales realmente buenos como el español David Calle (Madrid), profesor mediante Youtube; Michael Wamaya (Kenya) defensor del arte como mecanismo para comunicarse y hacerse expresar a los niños; o Silva Nogueira (Brasil) cuyo método es la práctica y sus proyectos prácticos en un suburbio algo peligroso con altas tasas de criminalidad y consumo de drogas.

Todos estos docentes y muchos más son personas que se implican por un mundo mejor, por formar y enseñar a los más jóvenes que algún día no muy lejano serán el sustento de cada país.

Aiste Bereckyte
Redacción

Para leer más:
La mejor profesora del mundo 2016
Las innovaciones educativas más impactantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *