Miercoles 29 de Marzo del 2017
Google+ Pinterest

Las mejores ciudades para combatir el cambio climático


El cambio climático se ha convertido en una realidad imparable. La aprobación del Acuerdo de París hace un año en la COP21 es una prueba de ello. Los efectos del calentamiento global ya se perciben en diferentes zonas de todo el mundo y provocan migraciones climáticas. En este contexto, pilule las ciudades se preparan para hacer frente a las amenazas que acechan como consecuencia del cambio climático. Estas son las cinco ciudades mejor preparadas para combatir el cambio climático.

 

Nueva Orleans

Es famosa por su diversidad cultural. Sin embargo, los desastres naturales han golpeado a la ciudad en los últimos años. Una de las peores catástrofes se produjo hace once años cuando el huracán Katrina obligó a 1,5 millones de personas a abandonar sus hogares. A lo largo de esta década, la ciudad estadounidense ha reconstruido las presas, puesto en marcha una red de bombas y muros de contención para protegerse de posibles subidas de mareas.
Por otra parte, la ciudad también está trabajando mucho en la sensibilización, animando a los ciudadanos a apostar por las energías renovables y adaptar sus hogares para que resistan mejor las tormentas.

 

Ciudad de Da Nang, Vietnam

Da Nang es la tercera ciudad más grande de Vietnam y uno de los destinos turísticos más populares del país. Pero al tiempo que crece el turismo, también lo hace la presión en la ciudad. De hecho, se encuentra en peligro de tormentas y tifones provenientes del Mar de China Meridional. Los fenómenos meteorológicos extremos afectan, especialmente a las viviendas menos resistentes que suelen ser las de los colectivos más desfavorecidos. Para hacer frente a esta situación se ha puesto en marcha un proyecto de construcción de casas resistentes a las tormentas. Esta iniciativa otorga microcréditos a las familias para condicionar sus hogares y proteger así a los habitantes.

 

Adís Abeba, Etiopía

La ciudad ha crecido muy rápido y en muy poco tiempo. De hecho, ha duplicado su tamaño en apenas 15 años, hasta alcanzar 3,3 millones de habitantes (una cuarta parte de la población de Etiopia). Este incremento de la población ha dado lugar a una gran presión en las zonas urbanas, donde la gente no tiene acceso al agua y se abastece de ríos o pozos. El sistema de canalización también se encuentra colapsado ya que no ha crecido al ritmo de la ciudad y no tiene capacidad para satisfacer las necesidades de los más de 3 millones de habitantes.  Otro problema urgente es la contaminación. Adis Abeba está repleta de coches antiguos y fábricas que expulsan humos. Además, la mayoría de los hogares todavía cocina y calienta la casa con leña.

Para hacer frente a todos estos problemas y a los efectos del cambio climático, el gobierno etíope puso en marcha en 2011 una estrategia de economía verde. El objetivo es que el crecimiento económico no perjudique el medio ambiente. Para lograr, la ciudad promueve una red de transporte público respetuoso con el medio ambiente y se ha comprometido a reducir sus emisiones de CO2.

 

Bogotá, Colombia 

Tiene una población de 7 millones de habitantes y se encuentra muy cerca de una de las regiones más verdes del mundo. Además, es una de las ciudades con mayor crecimiento de América del Sur. Consciente de la necesidad de cuidar el medio ambiente, la ciudad está llevando a cabo diversas acciones para proteger el clima y la naturaleza. Por ejemplo, cuenta con un sistema de bus de tránsito rápido que utilizan más del 70% de la población urbana, evitando así la emisión de cerca de 350.000 toneladas de emisiones. Además, también quieren reemplazar la flota de autobuses y taxis por vehículos híbridos más respetuosos con el medio ambiente.
Friburgo, Alemania

Está considera el lugar de nacimiento del movimiento ecologista alemán. Es una ciudad con una profunda conciencia verde que quiere mantener. Fruto de esta visión, desde 2011 cuentan con la Oficina de Gestión de la Sostenibilidad que coordina el proceso de sostenibilidad de la ciudad y la prepara para futuros desafíos.

En 2012, Friburgo recibió el Premio Alemán de Sostenibilidad al ser considerada la ciudad más sostenible de Alemania. Y no es de extrañar puesto que la ciudad cuenta con sistemas solares en el estadio de fútbol, ayuntamiento, escuelas, iglesias e incluso en un centro de procesamiento de residuos. Todo esto es posible en parte por el hecho de que disfruta de más de 1.800 horas de sol al año. Para 2050, Friburgo quiere alcanzar las emisiones cero de carbono y lograr que la ciudad se abastezca únicamente de energías renovables.

Redacción

Fuente: Semana Sostenible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *