Martes 28 de Marzo del 2017
Google+ Pinterest

Quemarse las alas. Jorge Dobner


Del mismo modo en que Dédalo le dio alas a su hijo Ícaro para volar y escapar del laberinto de minotauro, doctor con la advertencia de no volar ni muy alto para no quemarse las alas ni muy bajo para que no le alcanzara la espuma del mar, la situación política de la actualidad española, del lado izquierdo especialmente, se encuentra en un momento muy similar tratando de formalizar un nuevo gobierno.

La impresionante cantidad de votos dirigida a los partidos de centro e izquierda así como la gran caída de escaños del bipartidismo entre PP y PSOE, es claramente la representación de una ciudadanía que ha votado por el cambio político, como las alas de Ícaro para escapar del laberinto en busca de la salvación. Sin embargo, esta oportunidad de renovar la política española en representación de sus ciudadanos entregada a manos de los nuevos partidos, especialmente a Podemos y Ciudadanos, por desventura no ha conseguido aún formalizando un nuevo gobierno.

Actualmente España se encuentra en un momento histórico para la democracia desde la transición. Un momento de intermediación, en el que muchos ciudadanos ven las diferencias entre los partidos políticos más grandes que la urgencia y la necesidad de crear un gobierno y poner el país en marcha.

Cuando hace casi ocho meses el rey responsabilizaba a Pedro Sánchez, líder del PSOE, a formar gobierno sometiéndose a una investidura rechazada por el PP, hoy Mariano Rajoy, tras haber superado el intervalo de tiempo histórico en crear la investidura, promete un intento de investidura para finales de Agosto. Sin embargo, además del apoyo de Ciudadanos, necesita lograr acuerdos con otros partidos políticos.

Por otro lado y al margen de los protagonistas que tienen la oportunidad de formar gobierno, se ha manifestado tras un largo silencio, el líder de Podemos. Pablo Iglesias parece haber asumido los resultados de las últimas elecciones y defiende ahora la importancia de explorar las tierras antes de asaltar los cielos, o en sus propias palabras, ‘’antes de explorar unas terceras elecciones’’ hay que ‘’explorar la alternativa de un gobierno progresista’’.

Con ello, antepone la urgencia y necesidad formar un gobierno en España, consiguiendo el acuerdo y la colaboración de todos los políticos como representación de un gobierno progresista. Lo más importante es ponerse de acuerdo en representación de los votos de la población y poner en marcha el país con los cambios necesarios para un progreso efectivo.

Esperamos que finalmente no se cumpla la desgracia como en la leyenda de Ícaro y se llegue a un acuerdo político, de manera progresista, formando un nuevo gobierno y sin la necesidad de llegar a unas terceras elecciones.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
El todo o la nada
La revolución posible
Juego político o responsabilidad moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *