Domingo 24 de Septiembre del 2017
Google+ Pinterest

Ideas que cambian el mundo. Jorge Dobner


Con su inconfundible sátira Mark Twain, recipe célebre escritor y orador estadounidense, hospital dijo en cierta ocasión “Un hombre con una idea es un loco hasta que triunfa”. Y no se equivocaba cuando remontándonos hace apenas tres décadas atrás pocos habrían acertado un presente tan futurista como el actual, check valga la paradoja.

Porque analizando el actual contexto muchas de nuestras realidades parecen más propias de los sueños que plasmó en libros Julio Verne u otros, e incluso en algunos casos esta realidad supera a su ficción.

Sólo aquellos locos que gestaban en su garaje u otros sitios singulares esas ideas disparadas creían que su esfuerzo traería su recompensa y además convendría un impacto positivo en la sociedad ¡Bendita locura!

Hoy algunos de esos hidalgos contemporáneos que enfrentaron los molinos de la indiferencia guardan un nombre célebre en la posteridad como Steve Jobs, Mark Zuckerberg y Bill Gates.

Hoy algunos de esos hidalgos contemporáneos que enfrentaron los molinos de la indiferencia guardan un nombre célebre en la posteridad:Precisamente uno de esas figuras presentes que trae ese mismo espíritu, bien entendido revolucionario, Salim Ismail, fue protagonista de una interesante conferencia “El mundo que viene” que organizó en Barcelona el diario La Vanguardia.
Me quedo maravillado con la valentía de estas personas tan capaces de adelantarse a las tendencias del futuro y que plantean con pasión soluciones a nuestros desafíos mundiales.

No hace más que confirmar que el mejor capital que tenemos es el humano. Pero que además se añade una variante – la tecnológica – como herramienta para impulsar esos cambios. El creador y su obra.
El propio Ismail es, junto a Raymond Kurzweil y Peter Diamandis – otros de esos visionarios prolíficos – cofundador de Singularity University, una institución que como su nombre indica ya plantea una revolución de planteamiento, en este caso educativa.

¿Qué pasaría si se junta joven talento en un contexto proclive para desarrollar ideas geniales? Ese es la filosofía que respira esta universidad y tan buenos resultados está dando. 80 jóvenes de aproximadamente 27 años procedentes de 40 países diferentes conviven 10 semanas en la NASA para dar vida a ideas que pueden cambiar el mundo.
Durante ese tiempo se inspiran de 300 horas de conferencias y talleres sobre el futuro de la tecnología. Luego pasan a una incubadora donde empiezan a debatir de los problemas globales y se les pide que extraigan una idea que tenga un impacto positivo en 1000 millones de personas en 10 años. En 3 semanas lo tiene que lograr y al final del curso se lanzan las empresas u ONGs que podrán hacer efectivas esas ideas. Se me ocurre lo bien que nos iría si políticos y altos mandatarios se aplicaran el mismo sistema.

En cualquier caso lo mejor de todo es que estos jóvenes, futuros líderes del futuro, ya no se enfrentan solos a los retos actuales ni a una cierta indiferencia de antaño. Hoy tienen la suerte de unos referentes, instituciones que amparan todos estos sueños que prometen ser realidades.

Tenemos la suerte de estar en una nueva era de democratización a través de la cual la educación es accesible por Internet en cualquier región del mundo, se puede buscar financiación, reunir esfuerzos de todas las partes. Lo más importante es contar con una idea. Todos podemos ser participes.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
La innovación escribe un futuro de abundancia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *