Martes 28 de Marzo del 2017
Google+ Pinterest

La evolución positiva de nuestro mundo. Jorge Dobner


Hay quien está empeñado en instalarse en el pesimismo, siempre interpreta la realidad bajo su prisma gris y sale incluso con paraguas antes de que empiece a lloviznar. En este regocijo de infelicidad sólo puede ver las cifras negativas ya de por sí sobredimensionadas y reiterativas por si alguien todavía no se había enterado.

Llevados por la inercia es fácil caer en el desánimo centrándonos en los árboles que no dejan ver el bosque, o lo que es lo mismo sin planificar con perspectiva atendiendo otras circunstancias que nos hagan reconciliarnos con esa parte buena de la vida.

Para no caer aquí en el mismo error necesitamos leer la otra cara, la de los números positivos que evidencian una evolución plausible en nuestro mundo, el de todos.

Está cambiando tanto y a tal velocidad que parece que ni tan siquiera nos percatamos para valorar en su justa medida el nivel de estas transformaciones.

Según explicaba en un reciente artículo José Luis Cordeiro, fundador y asesor en Energía de la Singularity University y director del Millennium Project “En 20 años no habrá parkinson ni alzheimer, el envejecimiento será una enfermedad curable y presenciaremos la muerte de la muerte” unas afirmaciones quizá osadas pero en cualquier caso cerca de hacerse realidad en base a los continuos avances.

Lo cierto es que con toda seguridad en las próximas dos décadas los cambios que se vivirán serán más numerosos y decisivos que los dos milenios que dejamos atrás.

Y esto no se debe a una razón arbitraria sino a la lógica de la famosa Ley Moore que defiende esa progresión de cambios exponenciales, un crecimiento tecnológico e innovador más barato, rápido y comprimido. Basta comparar el tamaño del primer ordenador, su coste y capacidad respecto a los actuales gadgets tecnológicos ¡Y no ha pasado ni un siglo de aquello!

En apenas cinco años hemos dado el salto definitivo a la era digital. Facebook tenía 600 millones de usuarios activos al mes mientras que hoy, 1.600 millones de personas lo utilizan mensualmente. De forma similar YouTube recibía 24 horas de vídeos cada minuto, mientras que el año pasado recibió 400 horas al minuto. O en eBay se vendían seis trajes por minuto en 2010 y ahora se venden 90.

La edición genética como el sastre con su patrón de moda será la nueva herramienta en la biología que permitirá revertir enfermedades, restaurar cadenas de ADN dañadas, hacernos más fuertes frente a los agentes externos. La biotecnología, nanotecnología o infotecnología que aún nos suenan a chino no tardarán en ser palabras comunes.

Superados antiguos problemas que en algún tiempo se creían insalvables, vendrán nuevos retos estimulantes que exigirán más sacrificios. No lo entendamos como un lamento sino como parte de nuestro mundo en evolución.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
La realidad En Positivo
Un chute de optimismo

Si te ha interesado este artículo y nuestra tarea por estimular un periodismo constructivo, por favor considera hacer una donación.
Tu colaboración nos ayuda a desarrollar nuestra tarea de mostrar la otra cara de la realidad.

DONAR AHORA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *