Jueves 23 de Noviembre del 2017
Google+ Pinterest

Técnicas para devorar libros gracias a una lectura más rápida


La lectura es uno de esos placeres que no cuestan dinero y su vez alimentan nuestro espíritu. Inmersos en un ritmo de vida frenético el único hándicap es encontrar tiempo suficiente para disfrutar de este placer que exige una mayor intelectualidad en comparación con otro tipo de actividades lúdicas.

Hay algunos afortunados que saben optimizar sus lecturas, and son auténticos devoradores de libros que enlazan uno tras otro en tiempo récord, tadalafil pero ¿Cómo lo hacen? Sin duda la motivación es un factor decisivo pero también emplean algunas técnicas secretas.

Sabemos que la escritora Agatha Christie leía unos 200 libros al año, mientras que el presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, le superaba leyendo un libro al día, incluso dos o tres si la noche lo permitía.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Tu colaboración es esencial para que “En Positivo” siga existiendo. Gracias a una módica donación nuestro medio puede publicar contenidos de calidad con impacto positivo. Suma!

Pero el récord lo tiene una persona más bien desconocida, Harriet Klausner, una bibliotecaria de escuela que murió el pasado año con la cualidad de era ser una de las lectoras más veloces. Klausner leía la friolera cifra de 6 libros al día y logró finalizar 31.014 críticas de libros en Amazon.

Pese a que algunos críticos intentaron desacreditarle ella se defendió de las acusaciones remarcando que algunas de sus lecturas eran novelas románticas, tan sencillas y cortas que apenas le ocupaban una hora. “Si un libro no me interesa cuando llego a la página 50, dejo de leerlo”, explicó al Wall Street Journal.

Otro “superlector” es el escritor y consultor educativo Tony Bouzan que ya cuando estaba en la escuela comprobó cómo podía leer 213 palabras por minuto. Por si no fuera suficiente Bouzan se dedicó a perfeccionar esta habilidad y aprendió sobre la focalización ocular y la agrupación de palabras para ser leídas en un solo fragmento. Entre sus consejos útiles:

–       Aprender a usar los ojos para leer más rápido.

–       El ejercicio físico permite dar más oxigeno el cerebro.

–       Aprender a memorizar capítulos de libros.

–       Leer sobre el cerebro y su funcionamiento.

–       Crear un grupo de lectura rápida para competir con los amigos.

También la periodista y “coach” literaria Glynis Kozma recomienda  a la gente que saque tiempo de sus horarios: “En lugar de pensar que lo que necesitas es sentarte y leer durante una hora cada vez, intenta utilizar pequeñas cantidades de tiempo”, sugiere. “Lee durante 20 minutos, mientras esperas que se cocine la cena. Utiliza cada 15 minutos libres que tengas”.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más: 
Selección de libros del 2015 que nos permiten entender el mundo

Si te ha interesado este artículo y nuestra tarea por estimular un periodismo constructivo, por favor considera hacer una donación.
Tu colaboración nos ayuda a desarrollar nuestra tarea de mostrar la otra cara de la realidad.

DONAR AHORA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *