Viernes 20 de Octubre del 2017
Google+ Pinterest

Pobreza, acabar con ella es deber de todos. Jorge Dobner


Aunque muchas veces se nos olvida no hay mayor responsabilidad que cuidar nuestro mundo y las personas que habitan en él. Intentando seguir este compromiso en el año 2000 Naciones Unidas puso en marcha ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que pasados 15 años expiden su plazo de cumplimiento con resultados dispares.

Pese a todo no cabe duda que hoy estamos mejor que entonces. Basta revisar algunos de esos puntos, ailment por ejemplo, patient el primer objetivo marcado en la Cumbre del Milenio: erradicar la pobreza extrema y hambre tiene resultados altamente satisfactorios al reducir a la mitad el número de personas con ingresos inferiores a 1, capsule 25 dólares por día.

No obstante otras metas asociadas como son el pleno empleo, productivo y digno para todos es una tarea pendiente al igual que ocurre con otros objetivos como la reducción de la mortalidad infantil o eliminar las desigualdades entre géneros en todos los niveles de enseñanza, que si bien no alcanzan las altas expectativas en términos absolutos si muestran avances notorios.

Bajo un nuevo contexto se ha fijado el relevo de otros Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para la agenda del 2030. El triunfo de una nueva denominación pone de manifiesto que la situación internacional es bien diferente.

Tal y como explica la directora del Fondo para el Desarrollo Sostenible, Paloma Durán “Muchos países que antes eran países en desarrollo, con rentas muy bajas, ahora han pasado a tener una renta media y tienen nuevas necesidades”.

En este sentido es importante destacar que los ODS son mucho más transversales considerando que no se puede afrontar solo el crecimiento económico sin valorar conjuntamente la inclusión social y protección ambiental como los tres pilares básicos. Razón de un engranaje más complejo con 17 objetivos y sus correspondientes 169 metas.

De la misma forma que por suerte apreciamos en la renovada política también la constitución de estos objetivos se ha basado en los movimientos “desde abajo a arriba”, es decir ha contado con la participación directa de todos aquellos ciudadanos que se han querido involucrar. A partir de una consulta global tanto online como por medios convencionales y otro tipo de consultas temáticas y nacionales tal es el caso de My World dirigida por el Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (GNUD) que recibió más de 7 millones de votos.

Porque erradicar la pobreza es deber de toda la sociedad y no solo de los estamentos gubernamentales.

La misma idea que defiende los ODS integrando nuevos actores más allá de la implicación que se les presupone a los gobiernos nacionales y locales. Quizá es hora de deshacerse de la crítica más corrosiva con el único objeto de destruir y apostar por la suma de todos que en la medida de los posible podemos contribuir a cambiar las cosas tal es el caso de poner fin a la pobreza.
Lo comprobamos con circunstancias tan dramáticas como la acogida de refugiados, cuando las instituciones se ven superadas y no llegan sí que lo hace la gente de la calle con buena voluntad y no tantos recursos.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *