Viernes 18 de Agosto del 2017
Google+ Pinterest

Y se hizo la luz, gracias a las mujeres


Muchas mujeres del planeta pasan horas bajo el sol abrasador, cure recorriendo polvorientos caminos en busca de madera para sus cocinas y linternas. Miles de dólares se han invertido en proyectos que buscan cambiar este modo de vida. Millones invertidos en energías alternativas, pill pero generalmente estos recursos no llegan a su destino: gobiernos corruptos o falta de interés de las autoridades locales o de los propios habitantes frenan el proceso.

Una historia de éxito, es la del Barefoot College, en India. Ellos han entrenado a miles de mujeres analfabetas o semis analfabetas. Mujeres de India y África han cambiado sus vidas y ahora son ingenieras solares. La misión de Barefoot College (literalmente universidad de los pies descalzos) es formar gente joven y analfabetos, especialmente mujeres, que son una clase en peligro de exclusión en India.

El objetivo era lograr que las mujeres se convirtieran en ingenieras solares. Dicha meta se marco en los años 90. Al principio las mujeres vinieron de toda India, ahora vienen de todo el planeta.

Bunker Roy, miembro de Barefoot College, opina: “es mejor entrenar y formar a las personas participantes, en este caso las mujeres y después traer la tecnología, es un error traer la tecnología primero. Así se sensibiliza a la comunidad hacia el avance”

La escuela de formación se encuentra en Telonia, India. Fue diseñada y construida por arquitectos pertenecientes a la Universidad, usando recursos y materiales de la zona. Es el único complejo educativo de India que funciona completamente gracias a la energía solar.

Según comentó Satyanarayan, formador de Ingenieras Solares en Barefoot College, “tuvimos que buscar formas novedosas de educación para que el proyecto diera frutos. Las mujeres que vienen aquí a formarse hablan diferentes idiomas, así que las educamos de forma práctica… si tenemos que enseñarles sobre las resistencias, primero les enseñamos basados en un código de colores. Una vez dominan el código y saben como se llama ese color en su propio idioma, pasamos a demostrar, por ejemplo, como soldar. Lo hacemos nosotros primero, para que vean como se hace y ellas observan, después las alumnas lo hacen por si solas”

Al día de hoy el alcance del proyecto son 10 estados de India, provistos de celdas foto voltaicas construidas e instaladas en su totalidad por ingenieras de Barefoot College,

350 poblados se han visto beneficiados, y un total de 12.000 habitantes poseen energía solar en sus casas.

Mohini, es una de las habitantes de una pequeña aldea, Bilawat. Con estas palabras describe el impacto positivo de la energía renovable en su comunidad:

“Este proyecto nos a traído mucha alegría, una de las mejores ventajas, es que si algún niño tiene problemas por la noche, lo podemos solucionar con la ayuda de esta energía, que antes no teníamos. Por la madrugada, podemos cocinar e incluso si es muy tarde por la noche, estamos libres de tensiones y nervios, pues tenemos esta luz con nosotras”, comenta la mujer. Y añade: “podemos realizar nuestros trabajos manuales gracias a la iluminación, esta energía es extraordinaria en todos los sentidos”. 

La Universidad de los pies descalzos tiene muchos poblados para escoger, pero son al final de cuentas los mismos habitantes quienes deben hacer un esfuerzo y comprometerse con el proyecto.

Una vez que el poblado firma el acuerdo, un comité de la Universidad, les ayuda a seleccionar a las mujeres que participaran de la formación como ingenieras en Telonia. La experiencia ha demostrado, que quienes se adaptan mejor a la formación son mujeres de mediana edad, en su mayoría abuelas. Durante los seis meses de entrenamiento, las aspirantes son instruidas por otras mujeres semi analfabetas o analfabetas, sin usar una sola palabra escrita. Así aprenden a operar sistemas de energía solar y conectarlos a baterías; a fabricar linternas solares y establecer una tienda de electrónica local, donde llevar a cabo pequeñas y grandes reparaciones.

Las comunidades pobres tienen problemas para conectarse a la red eléctrica central en muchos países en desarrollo. La energía suele ser muy costosa, esto ocasiona que el sistema centralizado de energía sea una solución poco eficaz al problema. Los sistemas fotovoltaicos de energía son más rentables, sostenibles y efectivos.

Esta mujeres cambiaran a la vez, su futuro y el de muchas otras mujeres, motivándolas a seguir el camino que ellas tomaron, con el fin de entrenarse como expertas en energía solar.

Geeta, ingeniera solar, de Tilonia se confiesa: “Al principio cuando vine a aprender sobre la energía solar, tuve muchos problemas entendiendo los procesos y los nombres técnicos de cada cosa. Mi familia me decía, -si trabajas duro aprenderás todo, ¿qué puedes saber sin trabajar duro?-, entonces pensé ¿porque no puedo usar mi cerebro, si estas otras mujeres pueden, las que están a mi lado, porque yo no? Y cuando veíamos a las señoras que venían de otros países, pensábamos, ellas ni siquiera pueden entender nuestro idioma, pero aun así, aprenden muy bien, ¿porqué nosotras no? Entonces me interesé mucho en los estudios. Ahora puedo instalar los sistemas y enseñar a otras, ha pasado un año desde que comencé a usar esta tecnología”

Para Bunker Roy, esto demuestra lo irrelevante que puede llegar a ser el sistema de educación formal en nuestros días. “Nuestro objetivo es tener Barefoot Collage repartidos por todo el mundo”, asegura Roy.

Gracias Barefoot, más de 90.000 hogares poseen energía solar en 750 poblados de 80 países. Es el trabajo de unas 470 ingenieras solares de Barefoot lo que permite ahorrar muchísimas cerillas y velas al mes. Estas mujeres han demostrado que todo es posible.

No te pierdas el el video de esta importante iniciativa:

Roberto Blasi
Redacción

Leer más:
Tecnología que empodera a las mujeres productoras en África

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *