Domingo 25 de Junio del 2017
Google+ Pinterest

Tecnología que empodera a las mujeres productoras en África


La brecha digital y sus consecuencias, online esas que parecen no tocarte. En realidad, cialis sí lo están haciendo, aunque parezca lo contrario. Cuando se estudia el concepto de “brecha digital”, aprendes que es aquello que separa al Occidente desarrollado del Sur subdesarrollado.

En África, por lo general, no hay cobertura; están mucho más preocupados por mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Sin embargo, la tecnología y el social media puede ayudar mucho en el sector agrícola, donde se mueve la economía africana.

En gran parte del continente, la producción de alimentos corre a cargo de las mujeres productoras. Pero durante mucho tiempo, han estado limitadas al reducto de la información y al poco acceso a los social media. Las nuevas tecnologías ahora se están utilizando para suplir estas carencias.

Las mujeres producen hasta un 80 por ciento de los alimentos básicos para el consumo familiar y la venta en el África subsahariana representa el 70 % de los trabajadores agrícolas, según la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO). Si estas trabajadoras tuvieran por ejemplo acceso a Internet, mejoraría en gran cantidad su conocimiento sobre la tierra y los productos.

Jane Kaburia, una pequeña agricultora keniata, explica su experiencia en el campo. Debido a la falta de asesoramiento agrícola y los altos costes de los fertilizantes, se hace todo un reto plantar en la región. Para mejorar la situación, grupos sin ánimo de lucro están impulsando el acceso a los servicios de las mujeres rurales.

La tecnología de las comunicaciones, así como otras tácticas de emprendimiento, van a utilizarse para difundir el conocimiento sobre lo que funciona en condiciones climáticas adversas y cómo superar los desafíos. Las herramientas incluyen teléfonos móviles, imágenes en vídeo de los agricultores y los debates de radio comunitarias entre las mujeres.

Peterson Mwangi, un gerente de proyectos de ActionAid Kenya, explica que su organización está abordando las necesidades de las mujeres a través de los servicios de extensión y asesoramiento que se basan en la experiencia real. “Los agricultores hacen los experimentos o ensayos de diversas tecnologías en su granja, a continuación, adoptan lo que sienten que es lo más adecuado para ellos”, argumenta Mwangi.

Aumentar el acceso a los recursos agrícolas entre las mujeres podría aumentar la productividad hasta en un 30 por ciento y reducir así el número de personas hambrientas en 150 millones, según la FAO. Por eso, es tan importante la inversión tecnológica en las zonas rurales de África. Los medios de comunicación y las TIC pueden sustituir esta escasez.

Sandra Sánchez Guerra
Redacción

Leer más:
Un mundo sin hambre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *