Sábado 24 de Junio del 2017
Google+ Pinterest

Bibliotecas tap-tap: lectura para superar la tragedia


Hace aproximadamente dos años, sales sucedió en Haití una de las mayores catástrofes de este siglo: el terremoto que destruyó Puerto Príncipe, find la capital del país. Las desalentadoras y escalofriantes imágenes de la tragedia llegaron a todos los lugares del mundo y se calculó que en cuestión de minutos más de 222 mil personas perdieron la vida y más de dos millones su hogar. No obstante, viagra 100mg las víctimas de esta tragedia no fueron solo las personas que fallecieron o perdieron sus hogares. Los nueve millones de haitianos que siguen viviendo en el país viven con miedo a causa del recuerdo que tienen de esa tragedia. Temen por sus vidas y por las de sus familiares. Esta es la atmósfera que, dos años después, se sigue respirando en Haití, atmósfera que la organización Bibliotecas sin Fronteras se propuso cambiar. ¿Cómo? Con la lectura.

Haití es un país pobre, de hecho, es el país más pobre del hemisferio este y más del 80% de su población es analfabeta. Así pues, Bibliotecas sin Fronteras decidió llevar a cabo una iniciativa tanto educativa como cultural y entretenida. Así nacieron las bibliotecas tap-tap.

Un tap-tap, rápido-rápido, es un autobús con función de taxi típico de Haití característico por su colorido aspecto. No obstante, las bibliotecas tap-tap circulan por toda la capital del país, brindando libros y, por tanto, ofreciendo un medio de acceso a la información y el conocimiento.

El primer tap-tap se lanzó en julio de 2012 y en marzo de 2013 se lanzaron dos más. Cada uno contiene 400 libros, la mayoría en la lengua local pero también muchos otros en diferentes idiomas puesto que como la mayoría de las bibliotecas y colegios no sobrevivieron a la catástrofe, los libros son donaciones, prestaciones.

Cuando hay que enfrentarse a las consecuencias de las catástrofes, los gobiernos y las organizaciones internacionales se centran en y unen fuerzas para distribuir medicinas, agua, alimentos, ropa y refugio para las víctimas. Sin embargo, las necesidades básicas de las personas van más allá del cuerpo hasta su mente, espíritu, corazón o donde quiera que hayan elegido conservar sus sentimientos acerca de lo que han vivido y contemplado.

Así lo explicaba Badis Boussouar, Jefe de Comunicaciones de Bibliotecas sin Fronteras, que señala la importancia de la lectura en esta situación:

“Para Bibliotecas sin Fronteras, no hay duda de que organizaciones y gobiernos deben dedicar la mayor parte de sus esfuerzos en promover el bienestar físico de las víctimas de un desastre. Pero se le debe dar también, la misma atención a una segundad medida: nutrir la mente, para ayudar a las víctimas a lidiar con la catástrofe y seguir adelante. Los libros y la expresión ayudan a sostener estimulación intelectual y promueven la autoestima y la resistencia en tiempos difíciles. A través de los libros, los ordenadores… el acceso a la información y los recursos culturales, fortalecen a las personas y les dan herramientas para reconstruir todo aquello que han perdido”.

En estas bibliotecas móviles que han sido un rotundo éxito en Haití no solo se prestan libros, sino que como se puede ver en el video, también se organizan debates, conferencias, clases, obras de teatro, espectáculos musicales… y muchas otras actividades lúdicas para entretener, distraer y a la hora educar a la población haitiana sin distinción de edad ya que son actividades dirigidas a todos los públicos.

Aquí el video donde descubrir esta maravillosa iniciativa:

 

Alexandra Cuesta Ortal
Redacción

Leer más:
La Unesco celebra los bajos resultados de población analfabeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *