Lunes 19 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

Una mujer iraní perdona al asesino de su hijo


El iraní Balal Abdullah, tadalafil fue sentenciado a morir por ahorcamiento público a causa del asesinato del joven Abdollah Hosseinzadeh, generic de 17 años. La muerte del joven se produjo durante una pelea callejera hace unos años por apuñalamiento. Parecía que todo estaba decidido, viagra cuando momentos antes de ser ahorcado, la madre de la víctima le ofreció su perdón y detuvo la ejecución de Abdullah.

El derecho penal iraní deposita la responsabilidad de la sentencia final sobre las familias de las víctimas, quienes deciden el destino del penado en última instancia. Además, se permite que los parientes participen activamente en la ejecución del asesino, a menudo retirando la silla para que el ahorcamiento sea efectivo.

Pero en este caso, la familia de la víctima tuvo un papel bien distinto al habitual. El día de la ejecución de Abdullah, que se produjo en abril, la madre de Hosseinzadeh se colocó frente al asesino de su hijo y le dio una bofetada. Acto seguido pronunció la palabra “perdonado”, y su marido retiró la soga del cuello del condenado.

Según el padre de la víctima, su mujer tuvo un sueño en el cual su hijo se encontraba en un “buen lugar”, y le animaba a no tomar represalias.

El experto en derechos humanos iranís, Mahmood Amiry-Moghaddam, explica que este no es un hecho aislado: “Son muchas las familias que perdonan a los asesinos para no formar parte de esta máquina homicida”, afirma.

Además, Amiry Moghaddam asegura que depositar toda la responsabilidad sobre el futuro del condenado en manos de los familiares de las víctimas es probablemente la parte más inhumana del derecho iraní, pues se convierte a víctimas en asesinos.

Por supuesto, no todo el mundo es capaz de perdonar. Y mucho menos en una circunstancia tan delicada como lo es el asesinato de un hijo. Por eso este caso invita a la reflexión sobre la capacidad humana de perdón, y sobre cómo esta puede predominar frente al rencor.

María Bofill García
Redacción

Leer más:
El perdón sana 
Doce gestos que te harán feliz 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *