Viernes 23 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

Un sistema de sensores capaz de reducir riesgos al volante


Cada vez son más los conductores en carretera, try y con ello, aumentan las probabilidades de riesgo de accidentes de tráfico. Hay muchos factores que pueden llevar a originar un choque entre vehículos, los que más hacen mella en España son sin duda el consumo de alcohol y el exceso de velocidad.

Sin embargo, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), la fatiga es también un importante factor, constituyéndose como la cuarta causa de siniestralidad con víctimas mortales en las carreteras españolas.

El Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) trabaja ahora en el desarrollo de un dispositivo inteligente para prevenir la sensación de fatiga y somnolencia al volante, integrado en la cubierta del asiento y también en el cinturón de seguridad del vehículo.

En el 2008, se registraron 136 accidentes mortales por razones de fatiga y sueño en carretera. El resultado de estos siniestros es alarmante: 151 muertos, 62 heridos graves y 70 heridos leves.

Para lograr reducir estas cifras, el Instituto de Biomecánica valenciano ha desarrollado un sistema de sensores no invasivos capaz de medir la actividad cardíaca y la respiración al volante. El aparato se compone de tres elementos principales: el sensor del asiento, el sensor del cinturón de seguridad y el SPU (signal processing unit, unidad de procesamiento de señal), que procesa los datos de los sensores en tiempo real. Además, gracias a su capacidad de integración, es completamente invisible para el usuario.

Según explica José Solaz, director de innovación de Mercados en Automoción y Medios de Transporte del IBV, “cuando se entra en estados de fatiga o somnolencia aparecen modificaciones en la respiración y frecuencia cardíaca. Por eso, monitorizando estas constantes podemos detectar y, por tanto, avisar al conductor ante la aparición de síntomas de fatiga”.

Hasta la fecha no existía ningún aparato de medición con estas características, pues es capaz de controlar los cambios cardíacos y la respiración del conductor, sin ser un sistema invasivo y obteniendo resultados de alta calidad.

El Instituto de Biomecánica participa en esta investigación junto al centro tecnológico Eesti Innovatsiooni Instituut de Estonia y la Universidad de Manchester, en el Reino Unido. El proyecto ha sido desarrollado dentro del convenio europeo Harken – Heart and respiration in car embedded non intrusive sensors -, que vincula universidades, empresas y centros tecnológicos, focalizado en la industrialización de componentes textiles para vehículos con una serie de sensores.

El resultado final de este proyecto se ha materializado en un prototipo que permite anticiparse a los síntomas de cansancio, con el fin de reducir el número de siniestros por esta causa.

Dicho prototipo ya ha sido puesto a prueba en un circuito cerrado, tal y como explica José Solaz: “ha sido testado por usuarios en circuito cerrado -en la escuela de conducción Luis Climent- para determinar su eficacia en condiciones de uso reales”. Ahora se busca su implicación en la vida real para probar la eficacia del sistema en relación con el tráfico. De esta manera, el proyecto Harken está más cerca que nunca de poder disminuir el número de accidentes en carretera.

Más allá de estas innovaciones en el sector, la DGT – que es normalmente el organismo que lidera las campañas de educación vial – va a lanzar este verano la cuarta edición de la campaña de concienciación de conductores, con el lema “un refresco, tu mejor combustible”. En colaboración con el Real Automóvil Club de España (RACE) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes (ANFABRA), la campaña recorrerá la geografía española desde el mes de julio hasta el fin de las vacaciones.

Se aconseja a los conductores parar al menos cada dos horas, estirar las piernas e ingerir refrescos, como medidas para combatir los efectos del cansancio.

Sandra Sánchez Guerra
Redacción

Leer más:
Google presenta el coche del futuro que se conduce solo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *