Martes 20 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

Trabajar en verano como socorrista


Con la llegada anticipada del buen tiempo, see las piscinas han abierto sus puertas antes que nunca, en plena primavera. Son muchos los que ya toman el sol y se zambullen en las piscinas municipales, además de los que cuentan con piscina propia dentro de su comunidad. Y es que a falta de playa en regiones interiores, la piscina siempre ha sido un buen remedio contra el calor de la ciudad. Es precisamente por esta temprana apertura de las piscinas que estos días hay una gran demanda de socorristas.

Si eres un buen nadador y te desplazas adecuadamente en el agua, tienes una gran oportunidad de empleo como guardavidas. Las cualidades para este tipo de trabajos son básicas, tan sólo se requiere un buen estado físico para poder reaccionar rápidamente en caso de emergencia.

Otra parte importante de este empleo son las tareas de prevención para advertir a los bañistas de posibles peligros en el medio y enseñarles a prevenir riesgos. También es importante trabajar en equipo y saber unir fuerzas con el resto de compañeros, así mantener una mayor atención en favor de la seguridad de los bañistas.

Un empleo como el de socorrista puede parecer a primera vista una tarea simple a desarrollar, sin embargo, una profesión como ésta requiere una mínima preparación previa.

Para conseguir un contrato como socorrista se requiere un título oficial, que se puede adquirir a través de diferentes organismos como las Federaciones autonómicas de Salvamento y Socorrismo o la Cruz Roja. También puedes optar por realizar un Ciclo Formativo de enseñanza superior de animación de actividades físicas y deportivas.

Una vez dentro, deberás hacer un curso sobre Primeros Auxilios y Salvamento Acuático, en el que aprenderás tanto de forma teórica como práctica los conocimientos esenciales para actuar como socorrista. En el campo de los primeros auxilios, deberás conseguir una formación activa sobre vendajes, mecanismos de actuación y reanimación cardiopulmonar.

En lo que respecta al salvamento acuático, se pondrán a prueba de forma práctica tus habilidades dentro del agua, con varias pruebas físicas como los 200 metros a crol o 30 metros de buceo.

Cuando hayas pasado estas pruebas, te convertirás en Técnico en Primeros Auxilios y Salvamento Acuático y dispondrás automáticamente de una licencia federativa.

Cada vez son más los que se apuntan a la cultura del deporte para vivir mejor y de una manera más saludable. Aquí tienes una buena forma para conseguir un empleo de verano y mejorar tu estado físico. Una actividad sencilla que puede llegar a resolver tus problemas económicos.

Sandra Sánchez Guerra
Redacción

Leer más:
Empleo, los mejores puestos para profesionales desganados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *